Rosh Hashana לשנה טובה ומתוקה תיכתבו(XIV): ¿Sabe usted en qué momento está siendo juzgado?

Rosh Hashaná es el día del Juicio, Rabí Amnon de Magenza en su Himno a HaShem “Unetane Tokef” reza: “En verdad eres el Juez, dilucidas todo, Recuentas nuestros actos, ninguno escapa a Tu justicia, abres el libro de nuestro destino, que registra la evidencia de nuestros actos, creados con nuestras manos”.

¿En qué momento de este santo día estamos siendo juzgados?
En el momento que nuestra garganta se atraganta, nuestro corazón se siente presionado y de nuestros ojos se verte una lágrima, en ese mismo momento estamos frente al Trono Celestial y estamos siendo juzgados.

HaShem nos pide que en Rosh Hashaná, demostremos sentimiento de esperanza, una lágrima, ojos húmedos que sean señal de clamor, de súplica al D-s del Mundo para obtener un año de salud, de buen sustento, de satisfacción y de tantas cosa que cada uno de nosotros necesita.

El autor de “Iesod veShoresh haavoda” nos aconseja: “En Rosh Hashaná levanta un poco mas tu voz durante la oración, pon sentimiento, esto demostrará que tú entiendes que el Rey está cerca de ti”
Si te preguntas ¿qué hare si no me salen las lagrimas?
Es una señal, que todavía no te esforzaste y no comprendiste lo importante que es este día para ti, no viste la luz que emerge de esta fecha. En Rosh Hashaná se inscribe ante Ti el destino, tu suerte, y tu existencia.

¿Debemos llorar en Rosh HaShana?
Rosh HaShana es el Día del Juicio, en el mundo gentil, aquel que es llevado a juicio se viste de negro, el pueblo de Israel, no se comporta así, se corta el cabello, se viste de gala, come, bebe, la alegría inunda los hogares, la razón es que estamos seguros que saldremos invictos en el juicio.

El autor de la Mishna Berura por su parte escribe “Se acostumbra a llorar y derramar lágrimas en Rosh HaShana y Iom HaKipurim, y quien no irrumpe en llanto en estos días demuestra que su alma no es completa” (582).

D-s espera que en el momento del juicio, sientas algo, y si tu lo sientes, también El lo sentirá.

¿En que momento de la oración debemos impulsar nuestros sentimientos? Al escuchar el toque del Shofar.
Dice el autor de Shnei Lujot HaBrit “¿Sabes cuando llora el Shofar?, entre los sonidos. Presta atención, al comienzo, escucharás un sonido largo y extendido, “tekia”, nos indica como el comienzo de nuestra vida fue sin problemas, D-s creó al hombre recto y correcto, con sueños y esperanzas nuestro futuro en aquellos momentos era prometedor. He aquí que llega el segundo sonido, “shevarim –terua” sonido quejumbroso y entrecortado y una serie de sonidos agudos nos recuerda todo lo que nos trajo zozobra y preocupaciones ¡Oh, HaShem!, ¿por qué tantas complicaciones? ¡Sácame por favor de todo esto!, devuélveme a la Tekia, a la primera etapa de mi vida, cuando todo era paz y tranquilidad.

Rosh Hashaná, es el momento propicio para encontrarnos con nosotros mismos, para reconocer nuestros tropiezos y nuestras faltas, de pedir Su perdón y decidir que no volveremos a reincidir en ellos.

¡Lo podemos hacer, hagámoslo!

A %d blogueros les gusta esto: