LA TORÁ (I)

Generalmente cuando vemos escrito algún artículo sobre judaísmo, inmediatamente aparece el nombre del libro básico de nuestro pueblo: la Torá. En muchos artículos se denominó a la Torá como “la Ley”, sin embargo nuestra Sagrada Torá es mucho más que eso.

Si analizáramos los cinco libros de la Torá en conjunto, veríamos que en realidad hay una diferencia notable entre cada uno de ellos.

En el libro de Bereshit (Génesis) se nos relata la historia de la creación del mundo y las primeras generaciones de la humanidad a partir del primer hombre y su mujer: Adam y Javá (Adán y Eva). Luego continúa el relato de la vida de los patriarcas del pueblo de Israel: Abraham, su hijo Itzjak y su nieto Iaacov, hijo de Itzjak. Este libro finaliza contando la historia de Iosef, hijo de Iaacov, y sus hermanos, que antecedió al descenso de toda la familia a la tierra de Egipto.

En el segundo libro, el libro de Shemot (Éxodo), se nos relata la muerte de aquella generación que descendió a la tierra de Egipto y la esclavitud que soportó la nueva generación. Después de las diez plagas que cayeron sobre los egipcios, Moshé Rabenu libera al pueblo de Israel y lo conduce hasta el Monte Sinai, donde recibimos la Torá de manos de D’os. Finalmente el pueblo fue ordenado construir el Mishkán (Tabernáculo) para que la Presencia Divina se manifieste en él.

En el libro de Vaikrá (Levítico) se enseñan las leyes de los sacrificios y de los sacerdotes, entre otros temas.

En el cuarto libro de la Torá – Bamidvar (Números), es relatado el desplazamiento de los hijos de Israel a través del desierto, el pecado de los espías que exploraron la tierra de Israel, el pecado de los hombres mayores de veinte años y el decreto Divino de que mueran en el desierto y que sólo la nueva generación entre a la tierra. Finalmente se relata el comienzo de la conquista y la repartición de la tierra (en este caso, las tierras de la Transjordania).

En el libro de Devarim (Deuteronomio), el quinto y último libro de la Torá, vemos cómo Moshé instruye al pueblo antes de su muerte. Moshé le recuerda al pueblo de Israel su historia como nación y también les da nuevas mitzvot (preceptos) para cumplir.

Después de tener una visión global de lo relatado en la Torá se nos hace muy difícil traducir a la “Torá” como: la “Ley”. Es verdad que dentro de los relatos históricos de la Torá muchas veces encontramos mitzvot, sin embargo hay grandes partes de la Torá que no contienen ningún precepto. Aún más, en todo el libro de Bereshit, que es el relato del comienzo del mundo, de la humanidad en general y del pueblo de Israel en particular, sólo encontramos alguna que otra mitzvá.

http://www.judaismohoy.com/

Anuncios

Una respuesta

  1. excelente articulo.

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: