Parashá Jaye Sará – (Vida de Sará). 25 Jeshván 5773 ( 8 de Noviembre de 2012 ).Perlas de la Parashá

“Y fueron los años de Sará: ciento  veintisiete años…” (Bereshit 23:1).

 Los Sabios nos relatan que un día,  mientras Rabí Akivá estaba dando una clase de Torá a sus alumnos, ellos fueron  quedándose dormidos poco a poco.  Pero todos se despertaron repentinamente  cuando dijo su maestro:

 “La reina Ester tuvo bajo el control de  su reinado ciento veintisiete países por el mérito de los años que vivió Sará” – como es relatado al comienzo de nuestra parashá: “Y fueron los años de Sará:  ciento veintisiete años…”.

 El autor del libro “Jidushei  Harim” pregunta: ¿Por qué todos despertaron al oír precisamente estas  palabras?

 Él responde: Si cada año de la vida de  Sará tiene su contraparte en uno de estos ciento veintisiete países, entonces  cada mes vivido seguramente corresponderá a una ciudad, cada semana de la vida  de ella a un pueblito, cada día a un barrio, etc…  Es decir, que en cada  minuto de tiempo se pueden realizar muchísimas cosas.

 Es por eso que Rabí Akivá les quiso  preguntar: “¿Qué hacen ustedes durmiendo ahora?  Cada minuto de Sará valió  muchísimo!  También cada minuto de la vida de ustedes es sumamente precioso e  irrecuperable, y hay que aprovechar su potencial al máximo”.

 Y es por eso que sus alumnos se  despertaron.

 *  *  *

 “Y será que la muchacha a la cual yo  le diré: ‘Baja tu jarrón para que pueda beber’, y ella diga: ‘Bebe, y también a  tus camellos daré de tomar’, ella es la que Tú has demostrado que es para Tu  servidor Itzjak, y mediante ella he de saber que has hecho benevolencia con mi  señor” (Bereshit 24:14).

 La Torá nos enseña que Eliézer, el  sirviente de Abraham Avinu, quiso probar a la mujer que sería la esposa de  Itzjak pidiéndole que le dé de tomar a él y también a sus camellos.  De esa  manera él se podría dar cuenta si ella era realmente digna de casarse con  Itzjak, el hijo de Abraham. 

 La pregunta es: ¿Darle de tomar a un  hombre y a 10 camellos es una gran acción?  

 Si prestamos atención, veremos que los  camellos toman una gran cantidad de agua y si lo multiplicamos por 10 tenemos  que estimar que la tarea de darle de tomar a todos estos camellos le llevó a  Rivká varias horas. 

 Al ver Eliézer que la bondad de Rivká  no tenía límites, entendió claramente que ella era la mujer apropiada para  entrar a la familia de Abraham Avinu – la cual se destacaba por la  característica de la bondad.  Pues es fácil ser bondadoso por un tiempo corto,  pero hay que ser especial para actuar como Rivká.

 Por el Rab Yosef Meyer Medresh

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: