PRINCIPALES HALAJOT DE PESAJ (II)

LEYES DE CASHERIZACIÓN DE CACHARROS PARA PESAJ

Los cacharros que se utilizan durante todo el año con jametz no se pueden usar durante Pesaj sin hacerles la hagalá.

La casherización se realiza de la misma forma en la que se usan durante el año. Así, por ejemplo, donde se suelen preparar salsas en caliente, la casherización pasa por hacerles la hagalá con agua caliente.

Los cacharros de arcilla, que se usaron con jametz en Pesaj, no se pueden usar durante Pesaj y hay que guardarlos en un lugar especial hasta después de Pesaj.Sin embargo, si solo se usaron en frío, para tomar cerveza o algo así, se pueden casherizar mediante hagalá.

El horno hay que dejarlo sin usar durante 24h, antes de hacerlo casher. Posteriormente hay que limpiarlo muy bien hasta que no quede nada de Jametz.Después se deja encendido en la potencia más alta durante 1 hora. Sin embargo, las bandejas, tarteras, bizcocheras, etc. hay que comprarlas nuevas.

La parrilla de la hornilla del gas debe ser limpiada en profundidad y hay que hacerle la hagalá con agua hirviendo. En cuanto a la plancha de Shabat igualmente con agua hirviendo de Keli Rishón (esto es vertiendo directamente desde el cacharro donde se hierve el agua).

Los objetos de cristal se casherizan simplemente lavándolos muy bien.

Las mesas en las que se suele comer sin mantel, es preferible limpiarlas con agua caliente, sin embargo si siempre se ha usado mantel durante el año, es suficiente si se limpia con agua.

La Hagalá se realiza hirviendo agua en una olla y sumergiendo en ella los cacharros a chasherizar durante unos segundos y uno por uno. Posteriormente se saca y se introduce en una olla con agua fría, sin embargo si no se introdujo en agua fría es valido.

COMER MATZTA EN EL DIA ANTERIOR A PESAJ

Esta prohibido comer matzá en día 14 de Nisan, para comer la matzá por la noche con más ganas.

EL AYUNO DE LOS PRIMOGENITOS

Los primogénitos ayunan en erev Pesaj por el milagro que se produjo con ellos durante la plaga de Macat Bejorot. Hay quien dice que incluso las mujeres están obligadas a hacerlo, aunque no es nuestra costumbre. Sin embargo es bueno que la que la mujer también participe en la Seudá Mitzva ese día salir de dudas.

En nuestra época, en la que somos espiritualmente débiles podemos librarnos del taanit pero con la condición de participar en una seudá mitzvá de Sium Masejet Guemará o Sium Masejet Mishnayot.

Los primogenitos tienen que asistir al Siur y comer cazait de la seudá, pues si mandan a alguien que les traiga comida de la seudá no es válido y tienen que ayunar.

TEFILAT ARBIT DE LA NOCHE DEL SEDER

En lel Pesaj que cae en Shabat el Hazan no dice Birkat Meen Shevá

El minhag de los Sefaradim, estén donde estén es decir el Halel completo diciendo la berajá de Ligmor et Haalel.

Cuando cae lel Pesaj en Shabat se dice primero Vaijulú y posteriormente el Halel, aunque si se equivocó y comenzó con el Halel, finaliza y después dice Vaijulú.

También las mujeres que digan el Halel completo y con berajá antes del Kidush pues eso les otorgará bendición de D.

Las Leyes de Pesaj (I)

Los Distintos Elementos y Su Casherización
La casherización de los elementos para Pésaj se debe hacer antes de Pésaj, y en caso de no haber podido hacerlo, antes de casherizarlos en Pesaj se debe consultar con un Rabino sobre algunos detalles de la casherización que no están aquí especificados.
Está prohibido
usar en Pésaj elementos de cocina que fueron usados durante todo el año con jametz, a menos que se los haga casher para su uso en Pésaj. Sin embargo, los elementos que no deseamos utilizar en Pésaj no necesitamos casherizarlos y tampoco es obligación vendérselos a un no judío, sólo debemos limpiarlos bien antes de Pésaj para que no haya jametz pegado a ellos, y guardarlos en un lugar que no acostumbremos utilizar normalmente. Pero por cuanto que limpiar tan a fondo los elementos de cocina requiere mucho trabajo, muchas personas acostumbraron vender el jametz que contienen los distintos elementos de cocina junto con el resto del jametz que le venden al no judío mediante la venta general del jametz a través del Rabino de la comunidad.
Para poder casherizar los elementos para Pésaj se necesita saber bien las complejas y numerosas leyes al respecto, y es por eso que es aconsejable que en las diversas comunidades del mundo se organice la casherización de los elementos de las personas del lugar en presencia del Rabino, para que pueda verificar que todo se haga de acuerdo con la halajá (ley).
Este artículo debe ser considerado como un pequeño resumen que tiene como objetivo brindarle al lector algunos conceptos básicos sobre el tema y no debe ser tomado en cuenta a la hora de decidir cómo casherizar cada elemento de cocina, pues eso lo debe decidir el Rabino de cada comunidad (además de que hay algunas diferencias en las leyes entre las comunidades ashkenazitas y sefaraditas).
El Libún y la Agalá
Explicaremos ahora, en líneas generales, los distintos casos que se pueden presentar. La regla general para saber cómo casherizar los distintos elementos de cocina es que ellos se deben casherizar de la misma manera que fueron utilizados. Comenzaremos con las formas de casherización más estrictas, avanzando hacia los casos más simples.
En el lenguaje de la halajá, un elemento de cocina que contiene comida y es usado en contacto directo con el fuego (parrilla, olla, sartén, etc.) es llamado kelí rishón, es decir, primer elemento o recipiente. Asimismo, si algún utensilio de cocina ha sido introducido en esa olla, diremos que fue introducido en un kelí rishón.
Es por eso que los elementos de cocina que fueron usados con jametz en contacto directo con el fuego y sin líquidos de por medio (parrillas, asadores, etc.), se deben casherizar haciéndoles “libún jamur”, es decir, exponiéndolos a un fuego tan potente como para que estos elementos se pongan al rojo vivo y salten chispas de ellos. Se puede efectuar este procedimiento comenzando por un extremo del elemento y luego casherizando el otro.
Por otro lado, los elementos que fueron usados con jametz estando sobre el fuego pero a través de líquidos (ollas y cacerolas), o los elementos que fueron introducidos en otros que estaban al fuego con líquidos (cucharones, espumaderas), requieren para su casherización una “agalá”, es decir que se los debe introducir en un recipiente con agua hirviendo.
Está permitido hacerles agalá a elementos de cocina de distintos materiales, como ser: todo tipo de metales, madera, piedra, hueso, nácar, etc. Sin embargo, hay materiales que es imposible casherizar, como ser: elementos de arcilla, porcelana y semejantes. De todas formas es aconsejable consultar con un Rabino en cualquier caso.
A los elementos de cocina que se necesita hacerles una agalá para su utilización en Pésaj, también se los puede casherizar haciendoles lo que se llama un “libún kal”, es decir, calentándolos al fuego hasta una temperatura tal que si son calentados del lado de adentro y colocáramos una pajita o un hilo de lino del lado de afuera éste se quemaría al ser apoyado sobre ese elemento. También está permitido casherizar un elemento que requiere agalá, haciéndole libún kal a una parte del mismo y agalá a la otra parte.
Otros Casos
Para casherizar elementos de cocina que se los usa vertiendo sobre ellos jametz de un kelí rishón, no es necesario introducirlos en agua hirviendo, sino que alcanza volcar sobre ellos agua hirviendo.
Si luego sacamos esa olla del fuego, vertimos su contenido en algún recipiente e introducimos algún utensilio de cocina en él, diremos que ese utensilio fue introducido en un kelí shení, es decir segundo elemento o recipiente. Es por eso que para casherizar elementos de cocina que son utilizados introduciéndolos en un kelí shení, alcanza echar agua hirviendo en un segundo recipiente e introducirlos en ese agua.
Asimismo, si el alimento todavía estaba caliente y vertimos esa comida que estaba en el kelí shení sobre un tercer recipiente, y ponemos dentro de ese elemento algún utensilio de cocina, diremos que ese utensilio fue introducido en un kelí shelishí, es decir, en un tercer elemento o recipiente. Es por eso que si comidas que contenían jametz fueron sacadas del fuego, luego fueron colocadas en un segundo recipiente y por último fueron introducidas en un tercer recipiente, y sólo después de eso fue introducido algún elemento de cocina en ese tercer recipiente teniendo allí contacto con el jametz, alcanza para su casherización introducir ese elemento en agua que después de haberla hervido, haya estado en un segundo recipiente y luego fue vertida en un tercer recipiente.
Elementos de cocina que se utilizan con jametz que no llega a sobrepasar los 40 – 45 grados de temperatura, y no se coloca en ellos jametz en estado líquido por 24 horas o con algo picante, sólo requieren ser lavados bien a fondo con agua fría, y con eso alcanza para que puedan ser utilizados en Pésaj.
Excepciones y Conceptos Generales
Sin embargo, existen algunos elementos que a pesar de que no se usan al fuego (y por ende no precisarían ni libún jamur ni agalá) de todas maneras, deben ser casherizados a través de la agalá, como por ejemplo los elementos de cocina en los que durante 24 horas consecutivas se dejó jametz en estado líquido (cerveza, galletas en vino o agua, etc.), aunque hayan estado en estado frío. También requieren agalá elementos de cocina en los que fue puesto algunos minutos algún alimento que de acuerdo con la halajá es considerado picante (ajo, cebolla, etc.), a pesar de que no permanecieron en ese recipiente durante 24 horas y tampoco estuvieron al fuego. Además, cuchillos que fueron usados para cortar alimentos picantes (incluso fríos) también requieren agalá.
A pesar de que elementos de cocina en los que se dejó jametz en estado líquido y no habían allí cosas picantes necesitan agalá, ellos pueden casherizarse también llenándolos de agua fría (o introduciéndolos en agua fría) durante tres días, con la condición de que se renueve el agua cada 24 horas.
A pesar de que ya explicamos que la regla general para la casherización de los distintos elementos de cocina, es que se deben casherizar de la misma manera que fueron utilizados, ellos también se pueden casherizar a través de un procedimiento más estricto al necesario, pero nunca menos estricto. Es por eso que tenedores que sólo tuvieron contacto con jametz en un segundo recipiente (en el plato) y no se los introdujo en la olla de cocinar, también se pueden casherizar haciéndoles agalá en el recipiente que hierve el agua, o tirando sobre ellos agua hirviendo.
Si ese elemento de cocina que queremos casherizar se arruinará al casherizarlo, entonces está prohibida su utilización en Pésaj, pues la persona no tendrá cuidado en casherizarlo adecuadamente, por temor a arruinar ese elemento de cocina.
¿Cómo Se Hace la Agalá?
Para casherizar un elemento de cocina a través de la agalá en un recipiente con agua hirviendo, es necesario que el elemento a casherizar esté completamente limpio de suciedad u óxido por dentro y por fuera, incluyendo sus manijas y su tapa o cubierta. Sin embargo, para casherizar un elemento a través del libún, no es necesario limpiarlo de antemano pues el fuego quemará toda suciedad.
De todas formas, no es necesario sacar todo el óxido de esos elementos de cocina que requieren agalá, sino solamente el óxido que haya formado una capa que tenga algo de espesor, pero si ese óxido todavía no formó una capa sobre el elemento de cocina sino que solamente cambió su color y es difícil de quitar, no importa. Si no se puede limpiar bien el elemento a casherizar por falta de espacio – o no desea hacerlo – entonces primero se debe hacer libún kal a la zona que tenga suciedad u óxido y luego puede hacerle la agalá a ese elemento.
Después de limpiar los elementos que se desea casherizar, se debe esperar un lapso de 24 horas antes de hacerles la agalá, pero si el elemento requiere libún, no se necesita esperar ese lapso de tiempo. Asimismo, si se desea casherizar un elemento que sólo requiere una limpieza con agua fría no es necesario esperar 24 horas antes de su casherización.

El Agua Para la Agalá

En principio, la agalá debe ser hecha a través de agua y no de otros líquidos. Con el mismo agua está permitido hacer la casherización de varios elementos de cocina y no es necesario cambiar el agua después de cada agalá, a menos que ese agua se haya enturbiado por los numerosos elementos casherizados en ella.
No es necesario llenar totalmente el tanque o la olla donde se efectuará la agalá sino que solamente debemos tener cuidado en que haya suficiente agua como para que se pueda sumergir totalmente el elemento a casherizar.
El agua debe estar hirviendo en el momento de la agalá, pero si se introdujo el elemento que se desea casherizar antes de que el agua hirvió, podemos dejarlo allí hasta que hierva el agua. Está permitido calentar el agua de la agalá a través del fuego, las brazas o la electricidad.

¿Cómo se Hace la Agalá?

Antes de introducir el elemento a casherizar debemos verificar que el agua esté hirviendo y no se recita ninguna bendición antes de efectuar la agalá. Se introduce el elemento en el agua dejándolo algunos instantes allí, y luego se lo saca para remojarlo en agua fría. Se debe introducir los elementos con su abertura hacia el costado o hacia arriba para que pueda salir todo el aire de ellos. No es necesario sumergir el elemento que se está casherizando hasta el fondo de la olla donde se hace la agalá, sino que alcanza si éste queda totalmente tapado por el agua.
Cada elemento de cocina debe ser totalmente casherizado y también sus manijas requieren ser casherizadas a pesar de que están atornilladas a él. Es por eso que si es posible, se debe desmantelar el elemento separando sus manijas para poder limpiarlas bien antes de la agalá, pero en caso de ser esto imposible, entonces se debe realizar un libún kal en los lugares que sea dificultosa la limpieza (a menos que sean de plástico u otro material que se derretiría al entrar en contacto directo con el fuego, y en ese caso está prohibido casherizarlo).
Incluso que el elemento de cocina en sí, por su uso, requiera para su casherización una agalá en agua hirviendo, alcanza casherizar sus manijas vertiendo sobre ellas agua hirviendo. Es por eso que si el elemento no entra por su tamaño en la olla de la agalá, se puede tirar agua hirviendo sobre sus manijas.
La forma de casherización llamada libún se puede realizar en partes, es decir que primero se puede casherizar una parte del elemento y luego otra, hasta que todo el elemento haya sido casherizado. Pero respecto de la agalá, en principio, es preferible sumergir todo el elemento en el agua de una sola vez, sin embargo, de no ser esto posible, también se puede casherizar ese elemento por partes. Si alguna parte no entra en la olla de la agalá, puede casherizarla haciéndole libún kal, como explicamos anteriormente.
Si se desea casherizar algún elemento de cocina que es muy grande y no entra en ningún lugar, entonces se debe llenar totalmente con agua, y luego hervir ese agua. Cuando el agua está hirviendo, se debe verter agua hirviendo desde otro recipiente sobre las paredes exteriores del elemento que se quiere casherizar, o dentro del mismo, para que desborde.
Para introducir los elementos en el agua hirviendo debemos ayudarnos mediante una cesta o una canasta con agujeros para que el agua pueda entrar por ellos. También podemos introducirlos mediante un hilo, pero debemos tener la precaución de no atarlos muy fuerte para que también entre agua entre el hilo y el elemento. Además podemos sostener los elementos a casherizar mediante una pinza, y en este caso deberemos soltarlo un poco dentro del agua.
No se deben casherizar muchos elementos de una sola vez para que el agua pueda llegar a todos los lugares de cada elemento, y es por eso que se debe mover un poco dentro del agua la cesta donde se encuentran.
En caso de casherizar un elemento en partes (por su gran tamaño) debemos sumergirlo en agua fría después de que casherizamos cada parte.
A los distintos elementos de cocina que además de agalá requieren tevilá (inmersión ritual en una mikvé), ya que fueron fabricados por no judíos o fueron comprados de un no judío (incluso si se compraron hace mucho tiempo y ya fueron usados), se les debe hacer primero la agalá y luego la tevilá.