CICLO JUDIO DE VIDA (II)

BERIT MILÁ (ברית מילה)- La Circuncisión (2ª Parte)

Detalles Halájicos (Ley Judía) sobre su realización.

El precepto de Berit Milá acompaña a la persona a lo largo de toda su vida llevando grabado la señal del pacto en su cuerpo, por lo cual esta Mitzvá no culmina con su realización.
El Berit Milá esta compuesto por varias partes: Cortar el prepucio, descubrir el glande de su mucosa, que salga un poco de sangre sin obstrucciones, extraer la sangre del rededor de la herida, controlar que no queden restos de piel que cubran el glande ni total ni parcialmente y un vendaje adecuado con sus respectivas curaciones.

De lo enumerado hay algunas partes que omitiéndolas invalidan la Mitzvá mientras otras, que en principio se deben realizar, su omisión no es invalidatoria.
Sección del prepucio
Cuando nombramos la palabra Milá, normalmente nos referimos al 1° tramo y principal del Berit que es el corte o incisión del prepucio y su retiro de sobre el glande, pues para cumplir la Mitzvá debe ser cortado con precisión hasta la base del glande, es decir que éste quede totalmente descubierto.
Este paso está especificado en la Torá y su omisión o su realización inadecuada invalida la Mitzvá.
Glande o Atará

Se refiere a la parte carnosa que ocupa el extremo del pene. Esta después del Berit debe quedar descubierta en forma permanente, caso contrario o sea descubrirla temporalmente no cumple con la Mitzvá.

Elementos e instrumental

La incisión debe realizarse preferentemente con un elemento cortante metálico y se acostumbra desde siempre a hacerlo con un cuchillo especial o bisturí. En casos específicos habría que consultar con una autoridad rabínica competente si se puede utilizar rayos láser, ya que tanto con este o cualquier otro sistema distinto a lo que siempre se utilizó tradicionalmente sacaría al niño de su condición de incircunciso, pero no cumplirá la Mitzvá como la ley judía lo ordena. Esta permitido utilizar material descartable que respete las exigencias de la ley judía.

En los últimos años se han introducido variados instrumentos para realizar el Berit Milá con aparentes mejoras, que la mayoría de los grandes Rabinos de todo el mundo prohibieron terminantemente por distintos motivos:
Estos, prensan la piel, con lo que impiden la mínima irrigación o salida de sangre requerida, por lo cual no se cumple una de las partes principales de la Mitzvá, que es Dam Berit.
Su utilización impide en muchos casos la realización total o parcial de la Periáh, también de relevante importancia.
Cambian el sistema y la forma de cómo se realizó a través de tantas generaciones en todos sus aspectos.
Al accionar estos instrumentos y prensar la piel, la misma queda sin irrigación ni sensibilidad por lo cual cuando se corta no cumple la Mitzvá, pues está seccionando un prepucio muerto, es decir prácticamente separado del cuerpo.
Provocan al niño más sufrimiento del máximo aceptado con el sistema tradicional.
Crea variadas dudas con respecto a las bendiciones y cuando realizarlas, pues la sección queda prácticamente resuelta al ajustar el clamp o el equipo utilizado.

Cuando se realiza en Shabat o Iom Tob, se profana a los mismos por no realizar la Mitzvá como corresponde.
Por consiguiente nuestros sabios aconsejan a la comunidad en general y a los Mohalim en particular no innovar por cuenta propia en ningún aspecto de lo que a ésta Mitzvá se refiere sin el consentimiento expreso de las grandes autoridades rabínicas competentes mundiales.
Si el Berit se realizo con algún instrumento o elemento prohibido, se debe consultar con una autoridad rabínica competente para poder determinar si cumplió con la Mitzvá o no, o si eventualmente se puede solucionar el caso presentado.
El único instrumento permitido unánimemente por todos los rabinos y todas las comunidades del mundo es el tradicional protector “Maguen” compuesto de una plancha de acero (u otro material) lisa, sin bisagras ni cierres, con una ranura de aprox. 2mm. de abertura en su parte central, por donde se introduce la piel del prepucio, sin ser prensada ni obstruyendo la circulación sanguínea.
También nos aconsejan verificar quien va a realizar el Berit,(ver, El Mohel) ya que ésta Mitzvá se realiza una sola vez sin posibilidades de repetirla y es en realidad la más importante de todo el Judaísmo.

La semi mucosa “Periah”

Luego de cortar con precisión el prepucio u “Horla” encontramos debajo de este la piel o semimucosa denominada “Periah” que es la continuación interna del prepucio.
La segunda secuencia de importancia en el Berit Milá, consiste en seccionar la piel de la Periah longitudinalmente, para luego volcarla hasta dejar el glande y el surco bálano prepucial totalmente libres.
El término Periah significa descubrir y el sentido de seleccionarla responde a que la Periah tiene forma cónica según el glande y al ser más estrecha en su vértice, si no se secciona, aún volcándola, eventualmente podría retornar a su lugar cubriendo nuevamente el glande volviendo a ser “Arel” o incircunciso invalidando el Berit Milá, y en algunos casos podría provocar un estrangulamiento de glande, con la necesidad de intervenirlo quirúrgicamente para su normalización.

Vale aclarar que esta parte de la Mitzvá solamente la realiza adecuadamente el Mohel Casher y con el instrumental permitido.

La Metziza (extracción de sangre I)

Hemos mencionado que es imprescindible el Dam Berit, es decir que salga un poco de sangre en el momento del Berit Milá. Pero también hay otra Mitzvá que debe realizarse cuando terminan la extirpación del prepucio y el vuelco de la semi mucosa, que se denomina Metziza. Esta consiste en extraer la sangre que internamente se encuentra en las cercanías de la herida, como esta mencionado en el Rambam –Maimónides- y en el Shuljan Aruj -código de leyes Judías-; quienes además citan el pasaje del Talmud que obliga a cesar funciones al Mohel que no cumpliera con esta parte de la Mitzvá. . Explican que la Metziza fue establecida por los sabios con fines sanitario – preventivo – protectores. Además de ser parte de la Mitzvá del Berit Milá , es una ley dictada por Moisés según la cábala y como parte importante del Dam Berit -sangre del pacto.
En todas las generaciones se realizaba oralmente, hasta que en el siglo XIX comenzaron algunas opiniones negativas con la excusa que es riesgoso para el niño por eventuales infecciones. A raíz de éstas hubo varios grupos que quisieron anularla, aduciendo que la naturaleza ha cambiado y los médicos aseguran la nulidad de complicaciones con su omisión. Los sabios y grandes Rabinos dejaron sin efecto estas corrientes y permitieron según los casos, países, ciudades, estados sanitarios, realizarla utilizando algún sistema adecuado a las circunstancias, pero sin anular la extracción de sangre, que además de cumplir la Mitzvá, puede eventualmente en muchos casos evitar ciertos peligros o complicaciones al no permitir coagular la sangre que estaba fluyendo de la herida, aunque no exista un porcentaje comprobado que así lo demuestre.

Hatafát Dam Berit (extracción de sangre II)

Además de la Hatafá –extracción- necesaria en el momento del Berit Milá existen otros 3 casos de Hatafá especiales. Como ya mencionamos en la 1° parte, la extracción de sangre en el momento de la realización del Berit Milá es imprescindible para cumplir con la Mitzvá; y la misma esta recordada textualmente en la bendición de la circuncisión de los conversos y los esclavos. Se considera Dam Berit únicamente a aquella que irriga en el momento de quitar el prepucio y no antes; pero cuando la sangre no sale exactamente en el momento de la incisión tampoco se considera Dam Berit; igualmente si no tomó la cantidad de prepucio exacta, no realizó la Periah, fue realizado el Berit por un Judío NO observante de la Torá y los Mitzvot o por un gentil, en todos éstos casos no se considera Dam Berit y No cumplió la Mitzvá de Berit Milá.

En la realización de un Berit Milá normal no es suficiente con sólo una gota de sangre, sino es necesario posibilitar en el momento de la incisión una circulación libre aunque controlada; y reiterando, se considera de tanta importancia, que si en ese momento no saliera sangre No cumple con la Mitzvá de Berit Milá
El segundo de los casos que requiere Dam Berit es cuando el niño nace circuncidado -totalmente sin prepucio-; la misma consiste en tomar una muestra mínima de sangre de la piel que se encuentra inmediatamente detrás del glande “Atará” mediante un pequeño rasponcito o pinchecito indoloro que no requiere bendiciones; el cual si coincidiera con el 8° día en Shabat, no esta permitido realizarlo. Este Dam Berit se considera el Berit Milá de dicho niño. En el caso que el niño nació con una hipospadia, se debe consultar con el Mohel los pasos a seguir.

Otros de los casos que exigen Dam Berit son: cuando el niño es circundado por un gentil o un judío no observante de Torá y Mitzvot.
También cuando fue circuncidado antes de cumplir los 8 días, o de noche; en estos últimos dos casos, aunque haya sido realizada la circuncisión correctamente es imprescindible tomar el Dam Berit por manos de un judío observante, para que se considere que el niño cumplió con la Mitzvá de Berit Milá.

Otro caso muy particular, es cuando un gentil que se convierte al Judaísmo ya tiene la circuncisión realizada por alguna de las personas no adecuadas, es necesario extraerle Dam Berit, o cuando se realiza con instrumental inadecuado o no autorizado por un rabinato competente.

La Horlá

Es la piel del prepucio, la cual debe ser depositada en la tierra luego del Berit Milá. Sobre ellos hay varios motivos:

No despreciar parte del cuerpo que es el recinto del alma.
Recordamos la circuncisión masiva realizada por Iehoshua a los hijos de los judíos que salieron de Egipto, no circuncidados durante 40 años de viaje en el desierto, antes de comenzar la conquista de Israel cuyos prepucios fueron depositados en la arena, mérito que rememoramos en el mismo acto(ver, reseña histórica).

Cúando se considera bien realizado técnicamente. Tzitzin Hameakebin.

Tras la realización del Berit Milá, no solamente debe quedar el glande –Atará- descubierto sino también debe estar el mismo completamente libre de vestigios de la piel del prepucio hasta el surco balano prepucial, es decir incluyendo la base del glande -Jut Hasobeb-. Podría ocurrir que en algún caso, quedaran restos de piel –Tzitzin- que no fue tomada en el momento del Berit; éstos se clasifican en dos tipos:
Meakebin, es decir, que si no son quitados no cumple con el Berit.
Enan Meakebin, que aunque no los quite cumplió correctamente con la Mitzvá. El Mohel debe cuidarse de que no queden estos restos, o quitarlos oportunamente para obtener una Mitzvá con una terminación bella, es decir, la máxima perfección -Noi Mitzvá-.

El 1° de los casos –Meakebin- se determina por la cantidad de piel del prepucio que queda sobre la glande y se subdivide en dos tipos:

Si el glande esta cubierto en la mayoría de su altura aunque sea en un solo sector de su superficie y por tan sólo un segmento de piel.

Si el glande esta cubierto en la mayoría de su circunferencia aunque sea en menos de la mitad de su altura. En ambos casos se deben quitar los sobrantes para cumplir con la Mitzvá. El tiempo crítico para considerar si se llaman Meakebin o no, es si estos restos vuelven a cubrir el glande hasta los 15 días de realizado el Berit, pués una vez transcurrido dicho periodo, hay que considerar que otros factores pudieron provocar que el glande vuelva a cubrirse con la piel.
Quien debe realizarlo. El Mohel

Como ya hemos mencionado el Berit Milá es la Mitzvá más importante y de mayor santidad de todo el judaísmo pues de ella depende la unión eterna de todo Judío con su Creador.

Por lo tanto, en lo que al Mohel se refiere, le corresponde, por ser quien realiza éste pacto divino, ser además de experto en la materia, un Judío que tuviere una estrecha relación con todo lo espiritual o sea un observante activo de todas las Mitzvot de la Torá y respeto a D”s; y un individuo de inobjetable conducta social y un ser sumamente piadoso.
Por parte de los padres del niño o responsables del Berit Milá, es imprescindible esmerarse en lograr realizar el mismo, no solamente con el mejor especialista, sino por sobre todo con la persona más adecuada espiritualmente para estas circunstancias, no olvidando que el Berit Milá se realiza tan sólo una vez, implicando un gran sacrificio sentimental para los padres y físico para el circundado, dependiendo del mismo gran parte de la influencia espiritual para el futuro del niño.
Mohel es una terminología proveniente del hebreo bíblico Imol que significa circuncidar.
Esta escrito en la Torá, “Himol Imol “, y explican los sabios que la aparente reiteración significa, que unicamente un circuncidado puede circuncidar a otra persona; es decir que el Mohel no solamente debe ser una persona circuncidada físicamente, sino también su corazón debe estar adecuadamente descubierto y abierto a todo lo que signifique espiritualidad y así poder transmitirlo al nuevo circundado, al nuevo Iehudí.

Si el Berit fue realizado por un Mohel no observante o un gentil, es necesario tomar una muestra de sangre, Dam Berit, por intermedio de un Mohel Casher una vez cicatrizado, pues de lo contrario no cumplió como corresponde.
A pesar de que a través de tantas generaciones el Berit fue realizado por Mohalím, no médicos de profesión, los casos de complicaciones en la realización del Berit son muy aislados, demostrando ampliamente el conocimiento de estos en la materia. Más aún en nuestros días que los Mohalím se reciben en academias especiales donde deben rendir numerosos exámenes teóricos y prácticos antes de iniciarse en esta delicada profesión.
Aunque tradicionalmente el hombre debe circundar pues así se aprende de la Torá: el circuncidado, que efectúe la circuncisión; también en caso que no hubiere un Mohel Casher masculino, podría realizarlo una mujer que reuniera las condiciones necesarias.

Anestésicos

A través de todas las generaciones el Berit en bebes recién nacidos fue practicado sin anestésicos, pues es escasa la transmisión dolorosa en el niño (ver, dolor 8)-.

Aun médicamente no se recomienda la utilización masiva de anestésicos en la circuncisión de recién nacidos, salvo en casos determinados o eventualmente anestésicos de superficie, dada la importante absorción de la mucosa de estos pequeños. En niños de 3 a 6 meses en adelante así como en adultos, se utilizan anestésicos adecuados a la edad correspondiente.

Circuncidado de nacimiento (Nolad Mahul)

Según el Talmud y demás escritos existieron algunos personajes que nacieron totalmente circundados o sin prepucio y ellos fueron:

Adam- el primer hombre-, Shet -hijo de Adam-, Noah –Noé-, Shem -hijo de Noah y padre de la raza semita-, Iaakob, Iosef, Moisés, Shmuel el profeta, el Rey David, el Profeta Jeremías, el Rey Zerubabel, Iob (Job). Aunque los nombrados fueron figuras trascendentes para nuestra historia, el hecho de nacer sin prepucio no implica necesariamente una señal especial.
Se denomina circundado, exclusivamente al niño que carece totalmente de prepucio, presentando todo el glande descubierto, aún con el miembro retraído.
Toda piel que cubriera aunque fuera parcialmente el glande se considera prepucio y debe quitarse. En el caso que realmente no tiene prepucio hay que quitarle una pequeña gota de sangre -Hatafát Dam Berit- para cumplir con la Mitzvá.
En nuestros días prácticamente no se encuentran casos de niños circuncidados completamente.

Ceremonia del Berit Milá

Realmente la ceremonia difiere de acuerdo a las costumbres que fueron tomando los Judíos en la región geográfica donde habitaban. Pero básicamente podemos citar las dos corrientes más importantes de los Sefaradím y Askenazim. Vale aclarar que éstas no son imprescindibles en la realización de Berit.

Entre las comunidades Sefaradím más observantes, la noche anterior al Berit, se reúnen en la casa del bebe 10 hombres y pronuncian unos párrafos de Zohar como una Shemirá- protección para el bebe, pues es una Mitzvá tan importante que requiere tal cuidado para evitar algún eventual impedimento en su realización. Se acostumbra a servir entre los presentes algunas masas y bebidas, y también recitan unos cánticos alusivos.

Entre los Azkenazím se invita un grupo de niños a la casa del bebe, donde luego de recitar todos juntos el Shema Israel se les convidan algunas golosinas.

Ya en el día del Berit se acostumbra -no imprescindiblemente- que haya 10 personas, una Madrina, un Padrino, un Sandak, Talit para cada participante activo, una copa de vino Casher o cerveza, y perfume; en algunas comunidades encienden velas, y entonan canciones alusivas; se preparan 2 sillas, una para el Sandak y otra para Eliahu Hanabí.

Todo lo nombrado, es de acuerdo a la variedad de costumbres, no habiendo requerimiento mínimo, ni en cantidad de presentes, ni en el resto de las participaciones.

El hecho de que se realice ante 10 personas, responde a que tal número es considerado una congregación o comunidad y es válido como testimonio importante de la realización del Berit. La madrina y el padrino, en hebreo Shusbinín, son el cortejo del bebe, a quien acompañan a cumplir con la Mitzvá. En idish se denominan Kvaterin y Kvater , que es en femenino y masculino respectivamente.
El Sandak, es el hombre que sostiene al bebe. Esta terminología compuesta, significa que es el principal testigo y defensor del cumplimiento de la Mitzvá del Berit Milá.

Tanto el Sandak como el Mohel ejercen una influencia espiritual muy especial sobre el niño en el momento del Berit, por lo cual luego de los compromisos cercanos o familiares, se acostumbra a honrar a quien más digno sea para esta función.
La madrina traerá al niño al recinto donde se realizará el Berit y se lo entregará al padrino; éste al padre del Bebe, quien recitará la bendición –…Lehajniso…-para luego cederlo al Sandak. Por otra parte el Sandak se considera como el Cohen Gadol -sumo sacerdote- que acercaba el incienso en el gran Templo de Jerusalem, sobre quién recaían grandes bendiciones.
Se preparan 2 sillas; en una se sienta el Sandak y en la otra Eliahu Hanabí -el profeta Elías. Este personaje a quien le damos lugar en el Berit pero no es visible, es el ángel del Berit, quien vivió en los tiempos de la salida de Egipto bajo el nombre de Pinjás, Hijo de Elazar, nieto de Aharon -hermano de Moisés-; y se caracterizó en su larga vida, hasta los tiempos del rey Hajhab y la reina Izebel, por ser un gran Profeta de D”s; pero más que eso por el dolor y sufrimiento que sentía cuando los Judíos se alejaban de la Torá y sus mandamientos, lo que lo llevaba a acusar a sus hermanos ante D”s, como varias veces lo expresó: “D”s, Los hijos de Israel abandonaron Tu pacto”; por eso D”s le promete y lo sentencia en defensa de los Judíos, que no se realizará ningún Berit hasta que Eliahu, el profeta, este presente. Además para que Eliahu Hanabí no tenga reparos por si los asistentes no son observantes de la Torá, D”s perdona los pecados de todos los presentes como en Iom Kipur, antes de la llegada del profeta Eliahu, requiriendo solamente un gesto mínimo de superación o acercamiento a la Torá por parte de los invitados. En el momento del Berit que está Eliahu Hanabí, es una circunstancia muy especial para elevar plegarias o pedidos privados o generales, por ser el momento de máxima voluntad y elevación espiritual de todo el Judaísmo.

Una vez que el niño se sitúa en manos del Sandak, el Mohel recita la correspondiente bendición -…Al HaMilá…- y luego circuncída al pequeño.

Ya concluido el Berit, el Mohel o alguno de los invitados ilustres recita la bendición del vino o cerveza, en la cual se pronuncia por 1° vez el nombre en del niño en hebreo, se pide a D”s que preserve a este niño junto a sus padres para una larga vida llena de alegría y felicidad, se recuerdan los orígenes del pacto y su continuidad eterna, se alaba a D”s, se vuelve a pedir que D”s bendiga al niño y lo engrandezca y que así como se introdujo en este Pacto, también lo haga en el estudio de la Torá, en sus preceptos, su Bar Mitzvá, en la Jupá y en las buenas acciones. Luego se realiza una bendición para la recuperación física del niño circundado y su madre y los participantes beben de la copa de vino.
Sea la voluntad del Eterno que por el mérito de la Mitzvá de Berit Milá, reúna a todo su pueblo con la llegada del Mashiaj. AMEN.

Berit de adulto

En otras épocas resultaba complicado efectuar la circuncisión de un adulto, pero en nuestros días contamos con materiales, medicamentos y técnica que simplifican por completo su realización. Es posible perfectamente realizarlo con anestésico local, lo cual posibilita su ejecución en perfecto estado de conciencia e insensibilidad, logrando también un pos- operatorio cómodo y sin molestias, es decir prácticamente un Brit Milá indoloro. También la recuperación es rápida pudiendo el paciente re iniciar su actividad casi normal a las 24 hs de la operación.
Cabe observar la necesidad de realizar el Berit de un adulto con un profesional observante de los Mitzvot de la Tora para que éste tenga el valor y contenido adecuado

Glosario


Atara: Glande, parte superior del pene
Arel: circuncisoAbinu: Patriarca, nuestro padre
Berit mila: Pacto de Circuncisión
Clamp: Pinza instrumento utilizado para prensar
Glande: Parte superior del pene
Hipospadia: Uretra ubicada fuera del lugar
Halaja, Halájicos: Referente a las leyes de la Torá
Ieoshua: Condujo al pueblo Judío después de Moisés
Iom Kipur: Día del Perdón
Iom Tob: Día festivo religioso
Ishamael: Hijo de Abaraham y Hagar
Jut Hasobeb: Sector mas amplio o base del glande
Kenaan: Primitivos habitantes de Palestina
Midrash: Comentario de los Sabios
Mitzva: Precepto o mandato de la Torá
Mohel, Mohalim: Circunsidor
Pene: Organo genital masculino
Periah: Semi mucosa que cubre el glande debajo del prepucio
Prepucio: Piel que cubre le glande
Shabat: Sábado, séptimo día de la semana
Smegma: Secreción que protege al glande
Torá: Biblia, pentateuco
Tzitzin: Restos de piel

Referencias

1. Génesis 17 versículos 7,8 …Y perpetuare mi pacto entre mi y entre ti y tu descendencia como pacto eterno, de ser para ustedes el D”s Todopoderoso. Y te daré a ti y a tus descendientes la tierra de Kenaaan como herencia etrena…
2. Nombres 4 – vers. 24, 25, 26. Mientras viajaba desde Midian a Egipto, para cumplir con el mandato de salvar a los judíos de la esclavitud, le nace u hijo, al que no circuncido inmediatamente, cuando le correspondía. Por lo cual corrió peligro de muerte, hasta que su esposa Tzipora le efectúo el Berit Mila
3. Wsazak Sj. Obstest.Gynecol 51: 499
4. Warner E & Strashin E. Can Med. Assoc. J. 125:967
5. Editorial R. Med. J. 1:1163
6. Burger R. & Guthrie Th. Pediatrics 54:362, Kaplan Gw. Curr. Prob
Pediatr, 7 (5) Ko Chen & Mccurdy S. Am J. Dis. Child 134:484 Persky L. & Dekernion J, Cancer J. Clin 35 (5):258,. Rogus J. Urol 138:861.
7. Miller Rl & Snyder Dl., Am. Obstet. Gynecol 65:1
8. American Academy of Pediatrics, Ask Force on Circumcision. Piadiatrics 84:388. Mc. Cance Dj., Et Al, Int. J:Cancer 37:55
9. Burger R. & Guthrie Th, Pediatrics 54:362. Pridan H & Lilienfeld Am, Isr. J. Med. Sci 7:1465. Hochman A. Et. A, Br Cancer 9:358. Am. J. Obstet. Gynecol 41:424
10. American Academy of Pediatrics, Ask Force on Circumcision Piadiatrics 84:388
11. Apt A., Acta Med. Scand 178:493. Ravich A. J. Urol 48:298
12. American Academy of Pediatrics, Pediatrics 56:610 Kaplan Gw. Curr. Pro. Pediatr, 7(5)
13. Taylor Pk & Rodin P. Br. J. Vener Dis 51:274. American Academy of Pediatrics, Ask Force on Circumcision. Piadiatrics 84:388, 1989
14. Spach Dh., Et Al, Jama 267:679, 1992 Wismel
15. Med. Y Jud. Pg. 239:14
16. Speert H. Obstest. Gynecol 2:164. Miller Rl & Snyder Dl., Am. Obstet. Gynecol 65:1. Shulman J. Et al, Am. J. Dis. Child 107:149. Gee Wf & Ansell Js. Pediatrics 58:824, Cleary Tg. & Kohl s, Pediatrics 64: 301
17. Kochen M. & Mc Curdy S. Am J. Dis. Child. Warner Srashin 134:484. E. Can Med. Assoc. J. Urol 125:967
18. King Lr. J. Urol 128:1135
19. Wiswell Te, Pediatrics

CICLO JUDIO DE VIDA (I)

BERIT MILÁ (ברית מילה)- La Circuncisión (1ª Parte)

El material general fue extraído de los variados libros sagrados y las referencias clínicas fueron obtenidas a partir de informes del colegio de medicina de la Universidad Hebrea y Hadasa de Jerusalém, Israel.

Agradecemos al Mohel David Katche, por su participación activa en el presente informe.

Orígenes

Está escrito en la Torá (Génesis 17)… Abram tenía 99 años cuando D”s le dijo: Encamínate delante de mí y se completo…

… Y haré un pacto entre tu y Yo y Te multiplicaré… y serás padre de naciones… y no te llamarás más Abram sino Abraham…. y reyes nacerán de ti… y mantendré Mi pacto con todos tus descendientes eternamente de ser para Ustedes el Todopoderoso… y entregaré a tus descendientes toda la tierra de Kenaan …tu y tus descendientes cuidarán mi pacto para siempre…Este será mi pacto, circuncidarán a todo varón de tu descendencia… y será esta la señal del pacto entre Mí y tus generaciones… a los 8 días de vida se circuncidarán… y estará Mi pacto grabado en vuestro cuerpo… y el que no circuncidare su prepucio será apartado de su pueblo por profanar Mi pacto…

Claramente podemos comprender por lo escrito en la Torá, si bien cada párrafo tiene su propia y extensa explicación, como surge la Mitzvá del Berit Milá como precepto divino y cuán trascendente es su magnitud.

Definición

Berit significa pacto y Milá, cortar o quitar.

Justamente Berit Milá es el pacto que consiste en cortar y/o quitar el prepucio que cubre el extremo del pene, órgano reproductor masculino. También se denomina Pacto de Abraham Avinu pues fue el primer hombre que lo realizó como tal y dentro de estas dos denominaciones se incluyen todas las leyes correspondientes a su realización.

No es meramente una operación física sino tiene un profundo y valioso sentido religioso, pues se está sellando el nombre de D”s en dicho órgano.
Es la señal identificatoria del pacto que realizó D”s con el Patriarca Abraham y su descendencia de ser el Pueblo elegido espiritualmente para la eternidad, como mérito de haber sido el primer hombre que promulgó la creencia en el único D”s existente, el monoteísmo.

Importancia: Reflexiones del Talmud basadas en las sagradas escrituras

Es una Mitzvá tan importante que está valorada como todas las Mitzvot juntas. Comprende 13 pactos. Se le considera al circundado como que esta realizando la Mitzvá en cada instante de su vida y no solamente en el momento que la llevó a cabo.

Si no fuera por el Berit, D”s no hubiera creado el mundo y no se mantendría en pie el universo. Con esta Mitzvá se lo consideró a Abraham perfecto.

La herencia de la tierra prometida, Eretz Israel depende del Berit. [1]

No se lo perdona a Moisés haberse atrasado en realizárselo a su hijo aún por poco tiempo. [2]
Es más importante que el Shabat en algunos aspectos y por eso cuando el bebe cumple sus 8 días en Shabat o cualquier otro día festivo, debe circuncidarse si reúne las condiciones necesarias.

El niño no entra en la cuenta de las generaciones sin Berit Milá.

Por haberse circuncidado Abraham en el día que luego sería “Iom Kipur”, quedó fijado aquel como Día del Perdón para todas las generaciones por tal mérito.
Es una Mitzvá tan querida que el que la realiza y la cuida como corresponde el Patriarca Abraham lo protegerá a su partida de este mundo, para luego entrar beneficiado en el mundo futuro de las almas. Aunque el Pueblo de Israel no posean buenas acciones serán redimidos por mérito del Berit.
Es el único intermedio para llegar a la perfección material y espiritual. Es una condición indispensable para poder estudiar y comprender la profundidad de la Torá.

La obligación de esta Mitzvá corresponde al padre hasta que el niño cumpla los 13 años a partir de lo cual el nuevo joven es mayor de edad y por consiguiente responsable de su propio Berit Milá en lo sucesivo. El ser humano naturalmente posee una serie de prepucio o coberturas que no le permiten penetrar en el campo espiritual, por lo cual al circuncidarse como corresponde, simultáneamente lo hace con el prepucio de sus oídos, lengua y corazón, con lo cual le es posible lograr una mayor claridad y profundidad en el plano divino.
El que profana el Berit Milá en cualquiera de sus formas no tiene parte ni lugar en el mundo futuro.

Motivos

El Berit Milá es la señal identificatoria del Pacto que realizó D”s con el Patriarca Abraham y su descendencia, de ser el Pueblo elegido espiritualmente para la eternidad, por mérito de haber sido el primer hombre que descubrió y promulgó el monoteísmo en el mundo, santificando el nombre del Eterno.

Es un mensaje que nos enseña, que así como se nace incompleto físicamente y débe perfeccionarse el cuerpo mediante el Berit Milá, del mismo modo se debe lograr la máxima superación en el plano espiritual.

El Berit Milá se graba en el cuerpo, pués así como no es fácilmente borrable, tampoco es posible deshacerse del Pacto y compromiso que éste implica.
Como mencionamos, se debe procurar lograr una superación espiritual, la cual implica un auto control en todo aspecto del ser humano. El Berit se realiza en el órgano sexual masculino; éste esta muy comprometido en esa tarea, por ser el responsable de la digna continuidad de nuestra especie, pero a su vez, presa de los más bajos instintos, lo cual con el Berit Milá, Pacto Santo, es posible llegar a utilizarlo con la pureza adecuada.

Aunque se han descubierto variados motivos clinico-preventivos etc a ésta Mitzvá, debemos puntualizar, que el principal móvil de ésta es el religioso, que al igual que los demás preceptos, tiene como finalidad, arraigar profundamente la Fé en D”s; ubicando al Berit Milá, como la primera y principal en la larga serie de Mitzvot, para la educación en la vida judía.

Reseña histórica

Los primeros datos sobre la circuncisión se remontan a los tiempos de Abraham como lo cita la Torá, donde cuenta que 1262 años antes de la entrega de la Biblia al pueblo Judío, D”s le ordenó al Patriarca realizarse el Berit a los 99 años de edad, de lo cual hasta nuestros días han transcurrido 4572 años. El Midrash explica que ese mismo día Abraham circuncidó a su hijo Ishmael de 13 años y a otros 318 hombres de su comunidad; también cita que los descendientes de Abraham, Itzjak y Iaacob –Patriarcas- continuaron cumpliendo con la Mitzvá; durante la esclavitud del pueblo en Egipto hubo algunos sectores que dejaron de realizarla.

Moisés circuncidó a los que salieron de Egipto, pero durante el viaje de 40 años del Pueblo por el desierto se interrumpieron las circuncisiones por el peligro que esta situación implicaba, hasta que luego de cruzar el Río Jordán para comenzar a conquistar la tierra de Israel, Iehoshua recibe el precepto de circuncidar a todos los nacidos en el desierto, es decir de 0 a 40 años de edad, en el lugar llamado Guilgal.

Posteriormente y a través de todos los tiempos los Judíos hicieron mucho hincapié en cumplir con este precepto, aún en épocas de grandes imperios invasores que subyugaban a los pueblos anulando sus costumbres para asi Milárlos. En el año -167 en los tiempos de Antioco y en el -130 de Adriano a pesar del decreto de pena de muerte contra su realización, continuaron los Judíos ocultamente con esta Mitzvá aunque implicaba peligro para sus vidas. Entre los Judíos a través de toda la historia nunca hubo masivamente dudas en su realización y aún en las sectas como los Shomronim, Tzedokim y Karraim que discutían otros preceptos, efectuaban el Berit Milá indiscutiblemente con excepción de individuos aislados que se negaron a esta Mitzvá; como en los tiempos de los Imperio Griego durante el período del segundo Templo de Jerusalem en pleno apogeo de la cultura helenística, con la intención de eliminar diferencias físicas con los gentiles, no solamente dejaron de circuncidarse, sino los ya circuncidados se adherían el resto del prepucio nuevamente al glande mediante una especie de plástica con lo que quedaba anulado por completo el Berit Milá.
En el siglo XIX un grupo reformista en Alemania divulgo en el año 1843 un escrito en el cual figuraban 50 motivos contra la circuncisión y luego Samuel Holdhaim publicó un volumen completo sobre la prescindibilidad de la circuncisión por parte de la religión Judía; lo que tuvo cierta repercusión por un lapso determinado en Rusia y EE.UU. para luego quedar totalmente sin efecto.
Actualmente los judíos de todo el mundo, que se sienten identificados como tales, pertenecientes o no a las diversas comunidades, sin distinción de niveles religiosos o sociales, continúan practicando ésta importante Mitzvá.

Milá entre los Iehudím y entre los gentiles. Porcentajes.

En el Pueblo hebreo, éste precepto se practica obligatoriamente con exclusividad, a los bebés nacidos de madre judía por ascendencia.

Es considerada la operación más antigua realizada por la antigua Egipto y en especial la flia. Faraónica, los Kenaaneos, las tribus Árabes pre islámicas, tribus Africanas, Tártaros en Asia, Malasios, Polinesios, Australianos, Indios, que aún lo hacen hasta nuestros días, con ciertas diferencias en edades, formas, técnicas, etc.

Por otro lado el Islam lo tiene como uno de los preceptos principales en la religión y la realizan alrededor de los 13 años a pesar de no estar nombrada en el Corán.

En los países occidentales hay muchísimas circuncisiones por motivos clínicos; el número de circuncisiones varia según la región geográfica, país, tiempo. La conclusión que hoy en día se circuncidan alrededor del 15% de los varones del mundo. [3]

Casi no se realiza: en Centro y Sudamérica, China, en Sudeste Asiático, Reino Unido y Escandinavia.

Si se realiza: Austria, África, centro y oeste, norte de América. En EE.UU. desde los años 50 hasta hoy el 80% de los blancos y 45% de los negros. Canadá 40%. [4] En Inglaterra, en los años 70, el porcentaje fue de solo el 6%. [5]

Cuando realizarlo

Dice en la Torá (Génesis 17)… Y a los 8 días circuncidareis todo varón de vuestras generaciones. Es decir que el 8 día se cumplen 2 preceptos: uno el Berit y el otro el realizarlo el 8 día. ¿Porqué la Torá exige exactamente el 8 día? Explican los sabios que en realidad la Mitzvá debería realizarse el primer día del nacimiento del niño, pues ningún ser quisiera estar despojado de un tesoro tan valioso, como el alma que se recibe en el momento del Berit, aún siquiera por un instante, y conque derecho se lo impedimos por el lapso de 8 días?

La 1° respuesta es como citan las escrituras sagradas que D”s tuvo compasión y piedad del pequeño hasta que su estado físico sea adecuado para tolerar perfectamente la intervención, y normalmente los bebes alcanzan un óptimo estado a los 8 días; por lo cual si el bebe presentara algún cuadro dudoso o afección física por mínima que fuere, se debe esperar su total restablecimiento el tiempo necesario. Los 8 días se contabilizan incluyendo el día del nacimiento que se considera hasta la puesta del sol. Es decir si el día lunes el sol se pone (se va) a las 18:00 hs, y el niño nació antes de ese horario aunque sea un minuto ya se considera que tiene 1 día para la cuenta y se deberá realizar el Berit el lunes siguiente que se cumplirán los 8 días, aún desde las primeras horas de la mañana. Si el nacimiento fuera después de la puesta del sol ya se considera como el día posterior, en nuestro ejemplo, martes, y se deberá realizar el martes siguiente. A pesar de que el Berit Milá cuando se cumplen los 8 días se realiza aún en Shabat, Iom Kipur o cualquier día festivo, en esos casos se debe consultar con una autoridad competente las condiciones necesarias para su eventual ejecución.

El Berit según la Torá se realiza únicamente de día, desde la salida hasta la puesta del sol, tenga el bebe 8 o más días.

Como ya lo hemos nombrado en el capítulo 3 el Berit es lo más importante de la creación, lo que implica una elevación por sobre la naturaleza en todo aspecto, pues la creación se realizó en 7 días, que también es el n° de los días de la semana; el Shabat, testimonio de la creación Divina del universo, es también el séptimo, el ciclo de la Shemitá, año de descanso de la tierra es también el séptimo, el Jubiléo, en el año nº 50 se ordena luego de 49 años o sea 7 descansos de la tierra. En estos pocos ejemplos comprobamos la reiteración del 7° en varios órdenes de suma importancia, el único con numeración 8 º es el Berit, pues realmente se sitúa trascendentalmente por sobre toda la creación y todo lo natural, para situarse en el plano espiritual.

El octavo día es el más apto clínicamente para el Berit. (Ver, observaciones, dolor).

Como ya hemos mencionado en el capitulo 3, la obligación de la Mitzvá corresponde al padre hasta que el niño llegue a los 13 años, a partir de lo cual el nuevo joven es mayor de edad para la Tora y por consiguiente responsable de su propio Berit en lo sucesivo.

Así como un circunciso acumula méritos en cada instante de su vida por el solo hecho de tener grabada en su cuerpo la Señal del Pacto, el incircunciso esta cometiendo una falta muy grave hacia D”s por cada instante que no se realiza el Berit; pues de esta Mitzvá depende la unión del judío con el altísimo; es decir mientras no se circuncide no posee ninguna relación con lo divino.

Clínica médica

El pene esta formado por un cuerpo y un glande divididos por el surco balano prepucial. Este órgano esta cubierto por una piel, llamada prepucio que al llegar hasta el extremo del glande se vuelca hacia adentro formando una semimucosa que llega hasta debajo del surco antedicho donde finalmente se une.

Aproximadamente en la 8ª semana de embarazo comienza la formación del prepucio y en la semana 16 ya cubre todo el glande; allí comienza la separación entre la semimucosa y el glande que finaliza a los 3 años como máximo en el 80 a 90% de los niños.

Controversias: (discrepancias)

Datan ya desde principios de siglo, si es positivo o no del punto de vista clínico, en un balance entre los beneficios y complicaciones posibles. Descontado está que éstas controversias son alentadas o influenciadas por situaciones sociales, sensibles y personales de los editores de turno; pero en forma objetiva la posibilidad de complicaciones en manos expertas son muy pocas y no entran siquiera en un porcentaje.
Por otra parte no realizarlo en el recién nacido, provoca con seguridad la necesidad de realizarlo de adulto por problemas varios en alrededor de un 5 a un 10% de los casos y para entonces las complicaciones se acrecientan, no es muy agradable, y es una intervención más importante.
A pesar de los motivos positivos o negativos de ambas partes correspondientemente no hay una definición clara con respecto a su realización o no del punto de vista clínico.

Beneficios:

Impide en forma prácticamente terminante el cáncer de pene, lo que fue comprobado en la investigación que únicamente lo padecen los incircuncisos [6] y más todavía si la circuncisión se realiza en temprana edad, como ser en la lactancia, pues a medida que ésta avanza hay más posibilidades de infecciones que propicien su formación. [7] [8]

Cáncer de cuello.

Surge de la investigación que fueron menos casos en mujeres de circuncisos [9]; y las conclusiones, que este cáncer se produce es como consecuencia del traspaso infeccioso en el acto sexual. Y por otra parte no se encuentra en absoluto en mujeres que no mantuvieron relaciones sexuales por completo. [10]

Carcinoma de próstata.

Hay quien atribuye una reducción en los circuncisos, pero no todas las investigaciones concuerdan. [11] [12]

Enfermedades genitales.

Se comprobó que los circuncisos carecen en forma considerable distintos tipos de infecciones, como por ejemplo herpes genital, en relación con los no circuncisos, pero no se encontró diferencia en enfermedades como la gonorrea [13]; con respecto a la urenitis (inf. Urinaria) hay estudios favorables a los circuncisos. [14]

Entre las posibles complicaciones patológicas en los no circuncisos podemos citar: Fimosis: (Estrechamiento del prepucio)que no solamente complica el movimiento del prepucio sino que complica la higiene y puede afectar con un estrechamiento de la uretra y posteriormente con complicaciones en la vejiga.

Parafimosis: Donde el prepucio presiona el pene y provoca los no deseados edemas. Balanitis: infección del glande, Postitis: infección del prepucio, ambas provocadas por amontonamiento de smegma y consecuente aumento de gérmenes.

Complicaciones al realizar la circuncisión

Hemorragias, ya sea provocadas por el mal desempeño del profesional o por una falta de factor coagulante por parte del paciente. Infecciones locales y generales cuando no hay suficiente acepsia. Daños en el glande que pueden provocar problemas en la uretra. Cortar el prepucio en forma insuficiente. Vendaje ajustado que puede provocar gangrena.

Nuestros sabios explican que su realización implica peligro, y aún hay quienes aseguran que normalmente un mínimo de niños podría perder la vida por esta causa; pero aún así vemos y comprobamos que ni siquiera 1 de miles de niños presenta complicaciones siendo la única explicación que el precepto de D”s los protege.

Observaciones:

Después del nacimiento el niño tiene suficientes factores coagulantes que le son transmitidos de su madre; los mismos disminuyen a los 2 o 3 días, y por cuanto el hígado en general está inmaduro, entre el 3° y 5° día sufre una caída importante en el tiempo de coagulación, por lo que es peligroso circundarlo, pues es propenso a una hemorragia.

A partir del 6° día comienzan a crearse nuevos factores coagulantes, llegando así al 7° día nuevamente con su tiempo de coagulación completo. Por consiguiente el 8° día no hay peligro de hemorragia en una circuncisión bien realizada, sino por el contrario un factor coagulante tan importante como la Protrombína alcanza su más alto nivel, el 110%, el 8º día, para normalizase en un 100% en lo sucesivo. Por eso si se realiza la circuncisión en condiciones normales las complicaciones son excepcionales aún cuando se lleva a cabo por intermedio de no profesionales. [15]

Podemos citar las siguientes estadísticas [16]: en EE.UU. 24.000 circuncisiones de niños en los cuales las complicaciones simples llegaron de un 0,06% a un 0,025% [17]. Entre los años 1953 – 1980 se encontraron solamente 2 casos fatales por circuncisiones; y por otra parte de 500.000 en N.Y. [18] y 175.000 de ejercito de los EE.UU. [19] no hubo ni siquiera un caso fatal. [20]
Estas estadísticas nos muestran con más realidad y credibilidad, los casos aislados de complicaciones que oportunamente pueden aparecer en distintas publicaciones, y el mismo hecho de que estos casos son divulgados en algunos libros nos demuestran su exepcionalidad.

Dolor.

No hay dudas sobre las molestias que son visibles, las cuales clasificaremos por edades:

En los recién nacidos y hasta el mes de vida que la sensibilidad es más escasa, igualmente debemos tener en cuenta la poca tolerancia del niño y la incapacidad de manifestar diferencias entre molestia y dolor, pues en su caso la reacción sería idéntica tanto al atrasarle minutos su alimento que cualquier pequeño dolor.

Desde el mes en adelante denotan una mejor resistencia a las molestias por lo cual reduce su lloro para manifestarse solamente con quejidos. En los 2 casos el bebe vive una situación de dependencia sentimental con respecto a su Mamá, es decir que la transmisión de sentimiento provoca eventualmente descompaginación en su ritmo de vida normal y por ende en su comportamiento. Esta situación cuando se presenta en gral. Comienza aprox. 12 hs antes al Berit y puede extenderse hasta 12-24 hs. posteriores.

En la niñez, adolescencia o madurez, el pos operatorio es totalmente satisfactorio, tranquilo e indoloro, aún luego de desaparecer el efecto del anestésico, pudiendo realizar una actividad prácticamente normal, a las 24 hs. posteriores de la operación.