Pesaj: Leyes de la Revisación del Hamets (I)

1. Preparación para la Bediká. Antes de la noche del 14 de Nisan hay que limpiar las habitaciones y los patios de la casa, de tal manera que no haya ninguna posibilidad de encontrar en nuestra propiedad ningún vestigio de hamets en Pesah. De la misma manera, se deben revisar los bolsillos de la ropa, especialmente en los bolsillos de la ropa de los niños y en sus bolsos escolares, donde es muy frecuente encontrar hamets.

3. a. Cuándo y cómo es la Bediká. Al comenzar la noche del 14 de Nisan se revisa el hamets de la casa a la luz de una vela. El horario de la revisación comienza a partir de los 20 minutos después de la puesta del sol. Se debe revisar en los huecos y grietas de todos los rincones de la casa, incluyendo los balcones, escaleras, jardines, y especialmente el comedor, la cocina, la heladera y todo lugar donde puede llegar el hamets, es decir que todos los ambientes del hogar deben ser revisados, aunque estemos seguros que en ellos no hemos comido ningún alimento leudado. También los negocios y automóviles de nuestra propiedad deben ser revisados oportunamente

b. Si hay niños en la casa, también hay que revisar minuciosamente debajo de los armarios y camas, ya que es muy probable que hayan colocado hamets en esos lugares.

c. Aunque la revisación del hamets implique mucho trabajo y molestias, la persona debe empeñarse y ser meticuloso en el cumplimiento de esta mitsvá, ya que dijeron nuestros sabios, de bendita memoria: “Según es el sacriftcio, así es la recompensa”

d. Para quien le resulte engorroso revisar toda la casa, se puede proceder de la siguiente manera: en el momento de la bendición correspondiente a la bediká, sus hijos u otras personas deben escuchar la berajá y dispersarse luego por todo el inmueble para revisarlo, con la condición de que presten atención a la bendición del dueño de casa como si ellos mismos la hubieran pronunciado; al mismo tiempo, el que bendice debe pensar que su bendición también sirve para ellos.

e. Se acostumbra a colocar pequeños trozos de pan (de menos de un cazait, es decir menos de 29 gramos cada uno) envueltos en papel, en los rincones de la casa. La persona que revisa debe guardarlos para quemarlos en el momento de la eliminación del hamets (Biur Hametz), con el resto del hamets que encuentre.

f. Según la Cabalá (Mística judia), se deben colocar diez trozos de pan, y a pesar de que ésta es sólo una costumbre y no una obligación, es conveniente llevarla a la práctica.

g. Si al terminar la revisación no se encuentra alguno de los trozos escondidos, no es necesario revisar la casa nuevamente hasta encontrarlo, ya que con la anulación del hamets (Bitul Hametz) que se realiza posteriormente, queda todo el leudo anulado y considerado como el polvo de la tierra.

4.a. Con qué vela se hace la Bediká. La revisación del hamets debe hacerse a la luz de una vela de cera y no con una antorcha o fuentes de luz similares, pues no pueden acercarse a los huecos o grietas. Por otra parte, revisar con este tipo de luz es peligroso pues puede producir un incendio y, por consiguiente, la persona se preocupada por esta causa y no prestara atención a la revisación

b. Si se ha revisado con una antorcha o algo semejante, se debe volver a revisar la casa con una vela, pero no se debe bendecir nuevamente. Dos velas trenzadas cuyas llamas se juntan, si sus mechas están separadas, se consideran como una antorcha, pero si sus mechas están unidas se consideran como una sola vela.

c. Las linternas de bolsillo pequeñas y velas eléctricas que pueden ingresar en huecos y grietas, están permitidas en el caso en que no se cuente con una vela apta para la revisación y también se permite bendecir con este tipo de luz.

d. Está prohibido utilizar para la revisación velas de los siguientes materiales:

Velas de cebo: porque si la persona se cuida de no salpicar en la vajilla no prestará la debida atención a la revisación, (pues el cebo está prohibido por la halajá y si cae en un recipiente caliente este recipiente no se puede utilizar).

Velas de grasa: porque la persona temerá que la vela salpique los utensilios para alimentos lácteos y quede inutilizada por la prohibición de mezclar carne y leche, y también en esta situación no prestaría atención a la revisación.

Velas de aceite: porque hay riesgo de que se manchen las ropas, lo que restaría atención a la revisarán, y porque no pueden llegar a los huecos y grietas.

Si se realizó la bediká con alguno de estos tres tipos de velas, la revisaciión es válida, aunque no se obró correctamente.

Las mechas de algodón sumergidas en aceite se consideran como velas de cera, mientras que las velas de parafina también son aptas para la revisación.
No es conveniente apagar la luz eléctrica mientras se realiza la bediká ya que la vela ilumina donde la luz no llega y viceversa.

5. a. Antes de la Bediká. Media hora antes del comienzo del horario de la revisación del hamets está prohibido comer más de 56 gramos (Kabeitsá) de pan, tortas o alimentos semejantes, pero menos de esa cantidad está permitido. Frutas y verduras, aún más de 56 gramos, están permitidas, lo mismo que el arroz y las legumbres similares, el café y el té.

b. Está prohibido comenzar todo tipo de trabajo, y aún comenzar a estudiar Torá, a partir de este momento hasta que concluya la revisaci6n. Si la persona comenzó a estudiar cuando estaba permitido, no tiene obligación de interrumpir.

c. Los cursos vespertinos de Torá que se dictan en público todas las noches, se pueden realizar también el 14 de Nisan por la noche, aunque se prolonguen por muchas horas, pues en público se recuerdan unos a otros y es imposible que se olviden de realizar la revisación al regresar a sus hogares. De todas maneras, es recomendable que el encargado o el rabino que dicta el curso recuerde a los presentes sobre la bediká, al finalizar el estudio

(selección extraída del Libro “Leyes de Pesah – Hazón Ovadia” por Rabbí Ovadia Iosef, © Ediciones Midrash Sefaradí)

http://www.tora.org.ar

Anuncios