ROSH JODESH JESHVAN

Siempre Rosh Jodesh Jeshvan son dos días, ya que es el mes siguiente a Tishre, el cual es un mes completo (de 30 días). El primer día de Rosh Jodesh es el 30 de Tishre y el segundo día es el primero de Jeshvan.

Es el segundo mes del año, pero el octavo según la cuenta de los meses, que comienza en Nisan.
Este mes se lo llama en la Torá “bul” como esta escrito: “En el año 11 con la luna en “bul”, que es el octavo mes, cuando se termino de construir la el Bet Hamikdash.

Se lo llama Bul (fruto, producto) porque en Jeshvan se fructifica el campo y se multiplican los animales.
También proviene de la palabra “Iebul”(que florecerá, ya que en este mes, comienza el trabajo de la tierra, se la ara y se la siembra).
Hace miles de años en este mismo mes sucedió el diluvio, Mabul, palabra que tiene la misma raíz que bul, por esto mismo se decretó sobre él un mes de rocío y lluvias.

Jeshvan también recibe el nombre de “Mar Jeshvan” (amargo). Se debe a que en este mes no hay ninguna festividad, por el contrario en estos días sucedieron hechos muy tristes y el más conocido fue el diluvio. D”s se alejó de esa generación por sus malos actos a pesar que tuvieron muchas posibilidades de arrepentirse y volver al camino de la Torá, no lo hicieron y la consecuencia fue su destrucción.

Otra explicación al nombre Mar Jeshvan es que en este mes el mundo recibe el agua que necesita. La traducción de “Mar” en este caso es, “Gota de agua”.
A pesar que no hay ningún Iom tob (día festivo) en este mes, vemos que en la época de Shelomo Hamelej hubiera sido apropiado fijar un día de fiesta ya que él construyó el Bet Hamikdash.

Durante 7 años a partir de este mes y en este mismo mes lo terminó de construir.
Todo Israel anhelaba su inauguración y Shelomo esperaba que D”s le ordenara inaugurarlo. Pero D”s no lo hizo y el Bet Hamikdash estuvo cerrado 12 meses hasta el mes de Tishre siguiente donde se le ordeno festejar su inauguración. Por esto se dice que Jeshvan perdió un Iom Tob y lo mereció Tishre.
En el futuro D”s va a completar este mes y le va a agregar el día de Iom Tob que le corresponde.

El signo de Jeshvan es un escorpión, asi el mundo esta sediento de lluvias como el escorpión de agua.
El séptimo día del mes de Jeshvan comienza en Israel la tefila (oración) sobre las lluvias que agregamos a la Amida, donde pedimos que D”s nos dé lluvias con bendición; desde Shemini Hatzeret y hasta el 7 de Jeshvan no pedimos por lluvia, sino sólo recordamos la fuerza de la lluvia, alabando a D”s quien es El que hace descenderla al mundo.

El día 11 de Jeshvan murió Rajel Himenu quien fue enterrada en el camino de Efrat, en Bet Lejem al este de Israel.
Sobre su tumba se construyó un edificio, el cual lo visitan millones de judíos, quienes van a rezar y a pedir que por los méritos de Rajel Himenu se escuchen las plegarias, tanto en cuestiones comunitarias como particulares.
A Rajel Himenu no la enterraron en Hebron con los demás patriarcas y matriarcas, por ser que Iaacob sabía que en el futuro, sus hijos iban a pasar por allí e iban a necesitar rajamim (piedad), por lo que necesitarían pedir allí, que por el mérito de ella se salven.

Kavanot para Rosh Jodesh Jeshvan

Se deriva la denominación de Nombre de Dios, utilizado en la Mussaf Rosh Jodesh – La oración adicional – de la combinación de letras y vocales de las siguientes versos: “Como Tú juraste a nuestros padres, tierra que fluye leche y miel. Este día, Hashem – U’divash, Hayom Hazé Hashem. “(Deuteronomio 26:15-16)

Una conversación:
Es interesante señalar que esta denominación se deriva de la final de un verso, en la que estamos hablando, y el comienzo de la siguiente, en el que Dios o Moisés está hablando. Esta denominación describe a Dios en la conversación, y la respuesta a nosotros.

I. Nosotros hicimos nuestra parte, ahora el suyo!
Comentarios de Rashi: Hemos hecho lo que decretó en nosotros, ahora debes hacer lo que corresponde a usted, como usted prometió, “Si sigues mis decretos … entonces voy a dar tus lluvias en su tiempo.” (Levítico 26:3 ) Así como usted cumple su juramento de nuestros antepasados y nos dio una tierra que fluye leche y miel. “Dios responde:” Las palabras de la Torá debe ser lo más fresca para nosotros como si fueran acaba de dar hoy – Hayom “.

Acabamos de completar los Días de Pavor: Rosh Hashaná, Iom Kipur, Sucot y Sheminí Atzeret. Nosotros declaramos a Dios que hemos cumplido con sus numerosas Mitzvot este último mes. Hemos hecho teshuvá – regresó a él, hemos recitado de los Trece Atributos de la Misericordia, oído el Shofar, en ayunas, vivió en nuestro Sucot, sacudido nuestro lulav y etrog y se regocijó en la Torá. Nos enfrentamos al año y decir, “hacer lo que has prometido. Perdónanos. Nos acercan a ti. Ducha con la bendición de nuestro año. “A lo que, Dios responde:” Yo haré lo que usted pregunta. Usted debe mantener sus nuevas alturas y logros. No permita que la Torá a ser viejo y obsoleto.

El Rebe Belzer explica que la expresión de la “Hemos hecho lo que decretó” se refiere específicamente a “He actuado de acuerdo a todo lo que me mandó.” (Versículo 14) ¿Cómo puede un ser humano posiblemente afirman haber hecho todo lo que Dios ha mandado ? Hacemos esta afirmación sólo porque Dios decretó que debemos recitar esas palabras!

Di_s nos da poder para hacer esta demanda.

Esta denominación también incluye la promesa de Dios que nos ayude a ver siempre las palabras de la Torá como nuevo y con una perspectiva nueva.

II. Eternamente nueva
El Ibn Ezra explica que la persona a recitar el primer verso está solicitando que el don de la Tierra es eterno. Moshé responde: “La eternidad depende de su capacidad para siempre aprecian la Torá como nuevas.”

Queremos que las alturas que alcanzaron durante el mes pasado, con sus numerosos festivales y Mitzvot a ser eterna, de permanecer con nosotros durante todo el año y dar forma a nuestra parte en el mundo venidero. Ese deseo provoca una respuesta y la promesa del Todopoderoso: “Mantener ese sentimiento de emoción y todo lo que realiza será eterna!” La respuesta es la demanda de Hayom. La promesa es que las cosas aún eterna nunca envejece y siempre se siente fresco y nuevo.

III. Un Nuevo Pacto
Los puntos de Ramban que la promesa de una tierra que fluye leche y miel no se hizo a los patriarcas, pero a nuestros antepasados que sufren en Egipto. Esta fue una promesa de esperanza a la gente que se tenía ninguna. Esta afirmación es la conclusión de la revisión de las mitzvot y Moshe refleja ahora en todos los de la Torá al recordarnos que hoy, cuando hemos revisado y comprendido las enseñanzas de Dios, hay un nuevo pacto de la Torá.

El mes pasado nos llenó de esperanza. Nuestra vida puede cambiar. Podemos crecer. Podemos reparar. Vamos a restaurar nuestra relación con Dios. Esta esperanza y sentido de la realización crea un nuevo pacto de la Torá que permanecerá con nosotros durante el próximo año.

http://www.shaaresion.org.ar
http://www.thefoundationstone.org/

EL MES DE JESHVAN

Es el segundo mes del año según el cómputo de los meses a partir de Tishrei, mes en el cual fuera creado el mundo, y el octavo mes según el cómputo de los meses a partir de Nisán, el mes en el cual los Hijos de Israel hubieron salido de Egipto.

El nombre de Jeshván tiene su origen en la lengua babilonia, y significa “la octava luna” (el octavo mes).

En las Escrituras no encontramos este nombre, y el mes es llamado en ellas “el mes octavo”, que es “el mes de Bul” (I Reyes 6:38). Esto tiene diversos significados: “Que el pasto se agosta en el campo” (Rashí), y que “las lluvias empiezan en él; véase el episodio del diluvio” (Radak).

El nombre completo del “mes octavo” es Mar-Jeshván. La palabra “mar” significa “gota” y hace referencia a las primeras gotas de lluvia que caen en este mes. Hay quienes dicen que el mes recibe el apodo de mar (señor) porque en él no cae ninguna festividad.

La plegaria por la lluvia

En la plegaria de Musaf de Simjat Torá se reza para que llueva en la Tierra de Israel, pero sólo a partir del 7 de Jeshván (el mes de octubre en el calendario gregoriano) se empieza a decir en la plegaria de Shmoné Esré: “Y danos el rocío y la lluvia para bendición”, para que llegue desde los peregrinos en Israel hasta el río Éufrates.

En el exterior, en donde hay abundancia de precipitaciones en esta época del año, se empieza a orar para que llueva en la Tierra de Israel sesenta días después de la época de Tishrei, y se deja de rezar por las lluvias en vísperas de Pésaj, tanto en Israel como en el exterior.

El signo de este mes

El signo del mes de Jeshván es el de Escorpio, porque el mundo está ávido de agua, tal como el escorpión está sediento.

Esto es lo que ha sucedido en el mes de Jeshván

2 de Jeshván: Saladino conquistó Jerusalén y puso fin al Reino Cruzado cristiano. Los judíos fueron autorizados a regresar a Jerusalén (en el año 1187).
3 de Jeshván: Rabí Iehudá Hejasid concretó su aliá a Jerusalén (5461-1700).
6 de Jeshván: Los babilonios sacaron los ojos a Tzidkiahu, rey de Iehudá (II Reyes 25:7).
11 de Jeshván: Nuestra madre Rajel fue sepultada junto a Beit Léjem (Génesis 35:19).
15 de Jeshván: Ieravam Ben Nevat instituyó una festividad por su propia iniciativa (I Reyes 12:32-33).
16 de Jeshván: Fueron incendiadas las sinagogas en Alemania y en Austria, en “La Noche de Cristal” (5699-1938).
17 de Jeshván: Día de proclamación de la “Declaración de Balfour”, que anunciara la creación de un hogar nacional para el pueblo judío en la Tierra de Israel (5678- 2 de noviembre de 1917). Los nazis crearon el gueto de Varsovia, el más grande en Polonia (5701-1940).
20 de Jeshván: Fue ejecutada Janá Szenes, la paracaidista de la Tierra de Israel (5705-1944).

El relato del mes: “Nuestra madre Rajel y el Dr. Max Nordau”

El Dr. Max Nordau, uno de los primeros asistentes del Dr. Biniamín Zeev Herzl, relataba lo siguiente:

Cierto día en París, cuando atendía pacientes en mi consultorio particular, acudió a él con un niño de ocho o nueve años una mujer pobre que vivía en el barrio de los judíos.

Vi que el niño era avispado, pero noté que no dominaba corrientemente el francés. Le pregunté en qué escuela estudiaba y me respondió quedamente, como avergonzado, que asistía al Talmud Torá. La madre, como justificándose, añadió que su esposo, el padre del niño, pertenecía a la vieja generación y que no quería que el niño concurriera a la escuela pública antes de que terminara sus estudios en el Talmud Torá.

En aquel momento pensé casi con ira en ese hombre a la vieja usanza que impedía que su hijo tuviera acceso a la educación europea, y con un poco de sorna pregunté al niño qué aprendía en el Talmud Torá.

El niño se conmovió profundamente y de inmediato empezó a relatar en yídish lo que había aprendido un día antes de caer enfermo. Con gran entusiasmo me dijo lo siguiente:

Estudiábamos Parashat Vaiejí del Libro del Génesis, y habíamos llegado al capítulo 48:7, en el que dice: “Porque cuando yo venía de Padán Aram se me murió Rajel en la tierra de Canaán, en el camino, como media legua de tierra viniendo a Efrat, y la sepulté allí, en el camino de Efrat, que es Beit Léjem”.

El maestro nos explicó el comentario de Rashí sobre ese versículo, en el que aclara que nuestro patriarca Iaacov dijo a su hijo Iosef:

Sé que te ocasiono molestias al pedirte que me sepultes en la Tierra de Canaán, aunque no hice lo mismo con tu madre: ella murió cerca de Beit Léjem y no la conduje ni siquiera allí para hacerla ingresar a la Tierra de Canaán. Yo sabía que me guardabas encono por ello, pero quiero que sepas que la sepulté en el camino por orden divina, a fin de que pueda brindar ayuda a sus hijos. Cuando marchen al exilio impuesto por Nevuzaradaj y pasen por allí, Rajel saldrá de su tumba, llorará y pedirá compasión para ellos, tal como dice en Jeremías 31:15: “Una voz fue oída en Ramá, llanto y lloro amargo; Rajel que se lamenta por sus hijos y no quiere ser consolada”… Y D´s le responde: “Salario hay para tu trabajo… y los hijos volverán a su propia tierra”.

El Dr. Max Nordau prosiguió su relato: En ese momento me estremecí hondamente y todas las fibras de mi corazón empezaron a temblar con unción. Me puse de pie, abracé al niño, lo besé en la frente y me dije: Un pueblo como éste, que conserva recuerdos como éste durante miles de años y los arraiga en los corazones de sus niños, no habrá de morir, y tiene asegurada la vida eterna.

El Dr. Nordau concluyó: Esto sucedió en tiempos del affaire Dreyfus, cuando yo empezaba a poner en duda la “justicia” de las demás naciones hacia Israel, y puedo afirmar que aquel niño fue uno de los factores que contribuyeron a mi retorno al judaísmo y a la fe en la eternidad de Israel, y de mi acercamiento al sionismo.

ROSH HODESH MAR JESHVAN 5770 (18 y 19 de Octubre de 2009)

Jeshván es el segundo mes del año contando a partir de Tishrei, y el octavo desde Nisán. En las Escrituras se lo denomina Bul, como declara el versículo (1 Reyes 6:38): Y en el undécimo año, en el mes de Bul, que es el octavo mes, la Casa [Templo] estaba terminada.

Rashi comenta que se lo llamó Bul pues en este mes la hierba se marchita [balé] en los campos y se mezcla [bolelin] el grano para el ganado doméstico. El Radak (Rabí David Kimji) relaciona el término Bul con la palabra iebul -producción-, ya que durante este mes comienza el arado y la siembra en la Tierra de Israel.

Algunos comentaristas explican que Bul deriva de la palabra mabúl -diluvio-, ya que en este mes comienzan en Israel las lluvias copiosas. El Midrash señala que para el mes de Jeshván se decretó una abundancia de lluvias debido a que en él comenzó el diluvio en la época de Noaj.
Sin embargo, el nombre comúnmente aceptado para este mes es Jeshván” porque ése fue el que emplearon los judíos al regresar de Babilonia. [Nuestros Sabios señalan que los judíos trajeron consigo nuevos nombres para los meses cuando retornaron del exilio babilónico].
El mes también se denomina Mar-Jeshván, por dos razones:
Mar, en hebreo, significa “amargo”, y denota el hecho de que el mes de Jeshván no contiene Festividades ni días de alegría. Por el contrario, muchas tribulaciones y sufrimientos se abatieron sobre nuestro pueblo durante este mes. En el día 15 de Jeshván, Iarovám ben Nevat organizó en el Reino de Isráel una fiesta que despertó la ira de Di-s contra el pueblo. El 5 de Jeshván, los caldeos asesinaron a los hijos del rey Tzidkiahu en su presencia, para luego dejarlo ciego, y encadenado se lo llevaron cautivo. Durante el mes de Jeshván Di-s castigó a la generación del Diluvio e inundó el mundo entero. El mes se denomina, por ende, Mar-Jeshván: un mes amargo.
Una segunda razón, más esencial, es que mar también significa “una gota de agua”, como expresa el versículo (Isaías 40:15): Las naciones son como una gota de un cubo [“Kemar midelí”], y el mes está bendecido con abundantes lluvias, que todos aguardan ansiosos y sedientos.
Aunque en Jeshván no hay días festivos, hubiera correspondido que se estableciera uno en la época del Rey Salomón, pues fue en este mes cuando se terminó el BeitHaMikdash, tras siete años de construcción (véase 1 Reyes 6:1). Todo el pueblo de Israel ansiaba la inauguración y Salomón aguardaba la orden de Di-s para consagrarlo, pero no la recibió. El Beit HaMikdash permaneció cerrado durante doce meses, hasta la llegada de Tishrei, y fue entonces que Di-s dio la orden de celebrar la inauguración del Gran Templo. Así, podemos decir que Jeshván perdió su Festividad y Tishrei la ganó.
Sin embargo, Jeshván conservó el mérito de que el BeitHaMikdash fuera concluido en ese mes. Durante todos los años que transcurrieron desde la época del Diluvio hasta entonces, el mundo entero permanecía azorado desde el 7 de Jeshván hasta el 27 de Kislev -los cuarenta días del Diluvio-. Pero cuando se completó el BeitHaMikdash en el mes de Jeshván, aquellos cuarenta días dejaron de infundir temor sobre la humanidad. Por este motivo se dice que la letra mem [cuyo valor numérico es 40] fue removida de la palabra mabúl [Diluvio], y el nombre del mes pasó a ser Bul
Ialkut Shimoni (Reyes 184) señala que Jeshván está destinado a ser recompensado por Di-s en el futuro por la pérdida de su Festividad, como lo fue Kislev, que en cierta época no tenía ninguna Festividad y luego recibió

http://www.jabad.org.ar/