La invasión “mesiánica” advertencia contra los falsos judíos

Si eres judío, entonces debes leer el siguiente artículo porque según el Consejo Episcopal Latinoamericano diez mil católicos son “convertidos” diariamente por los movimientos pentecostales, mesiánicos y sectas de predicadores y misioneros de religión evangélica en general. Desde 1960 los evangélicos también duplicaron su presencia porcentual en Paraguay, Venezuela, Panamá y Haití, triplicaron su proporción en Argentina, Nicaragua y República Dominicana y la cuadriplicaron en Brasil y Puerto Rico. En Colombia y Ecuador se sextuplicaron; y en Guatemala, se septuplicaron.
Los movimientos evangelistas, entre los que se incluyen los falsos judíos mesiánicos y otros grupos de falsarios similares, están teniendo un éxito arrollador en toda América Hispana, tal como afirmaba el teólogo católico José Luís Pérez, los evangélicos están tragándose a los católicos con un apetito voraz. Y es en este punto, donde judíos y católicos compartimos un mismo problema. el apetito voraz de los movimientos mesianistas y evangélicos por convertir judíos a yeshu. Ya sabemos lo que está ocurriendo en toda Hispano América, y es lo que están intentando que ocurra dentro de las comunidades judías en la diáspora y en el propio Estado de Israel. Observen que la fraseología es idéntica en ambos casos, solo cambia una palabra, en Hispano América convierten católicos bajo la consigna de que si se convierten a yeshu serán “cristianos completos”, mientras que a los judíos vienen a decirnos que si aceptamos a yeshu nos transformaremos en “judíos completos”. ¿Son o nos son unos engañadores?
De acuerdo a las estadísticas existen en los EE.UU 50.000.000 de evangélicos pertenecientes a un gran número de iglesias y sectas protestantes, en su mayoría extremadamente fundamentalistas y, algunas de ellas, con un fervor pro-israelí y “sionista” que ya lo desearía ver el Estado de Israel en todo el pueblo judío. ¿Podemos imaginar la incalculable montaña de dólares que son capaces de reunir en una sola de esas campañas al más puro estilo americano y a las que ya nos tienen acostumbrados? ¿Y para qué querrían captar tan colosal fortuna?. Los objetivos son tan variados unos como obsesivos otros. Si, se trata de una obsesión desmedida, de un sueño acariciado por siglos y nutrido por una cosmovisión del mundo unilateral e intolerante, y excluyente.
Si eres judío no debes tomártelo a broma o pensar que es algo que no te afecta, porque te afecta y mucho, afecta a tu identidad, afecta a tu familia, a tu comunidad y al pueblo judío entero tanto dentro del Estado de Israel como en la diáspora. Porque buena parte de esa inmensa e incalculable fortuna está siendo utilizada para “cazar” judíos.
Durante los últimos 17 siglos desde que surgiera el cristianismo esta religión estableció una teología adversa contra Israel, contra el judío y contra el judaísmo no permitiendo en ningún periodo que examinemos de la historia, que los judíos pudiéramos vivir en paz. Para el cristianismo el judío está maldito desde el instante en que no solamente negó a yeshu, sino que, y siempre según la teología cristiana (no por los hechos históricos), los judíos “mataron a dios”. Partiendo de esta premisa irrenunciable de la doctrina cristiana, frailes, monjes, sacerdotes, predicadores y pastores protestantes, evangelistas, misioneros y toda suerte de iglesias y sectas cristianas han intentado durante siglos convertir al judío.
Hay cinco motivos principales para esta obsesión:
El judío representa la preeminencia de la Torah por encima de cualquier manifestación relacionada con yoske
La iglesia se convirtió en el Israel de dios y por lo tanto el Israel “bíblico” debe desaparecer de la escena espiritual y con él, los judíos empezando por quienes más los estamos denunciando, los judíos que conocemos su estrategia, los judíos observantes, los judíos fieles a su identidad judía sean o no religiosos, y esto significa que todo Am Israel está en su punto de mira.
Las maldiciones que encontramos en la Torah, según la teología cristiana, son para el pueblo judío literal, mientras que las bendiciones son para el nuevo “Israel” de yoske, la “iglesia”
De acuerdo al credo Atanasiano, todavía vigente, absolutamente nadie que no se convierta a yoske se salvará del “infierno” por lo que la conversión del no judío y del judío especialmente es obligatoria
Para muchos de estos misioneros y mesiánicos evangélicos su yoske no vendrá por segunda vez hasta que los judíos no hayan sido puestos de rodillas, que es lo que representa la conversión, la victoria de yoske (un personaje ficticio y a-histórico) sobre la esencia del judío y del judaísmo.
Nadie ignora que durante los 17 siglos que nos precedieron esa obsesión se intentó aplicar por la fuerza, barriendo comunidades enteras que se negaban a convertirse, robando, matando, violando, cometiendo todo tipo de atropellos y de crímenes en nombre de yoske…”por sus frutos los conoceréis”. Así que por sus frutos los conocemos. Pero hoy, tras largos 17 siglos de comprobar que los judíos no aceptamos ni sus fantasías ni su yoske han descubierto la estrategia perfecta!. Ahora ya no vienen a nosotros con palos o carraclas como en la España medieval, no se presentan en nuestras comunidades señalando las estacas rodeadas de leña y dispuestas como hoguera, se acabaron los progroms pero no por amor de yoske sino por haberse demostrado durante siglos como medios inútiles para cazar el alma judía.
Hoy no vienen con palos, hoy vienen con sonrisas y abrazos empalagosos, y con cheques por millones de dólares para la reconstrucción del Templo, un Templo que de acuerdo a su teología neotestamentaria, ellos absolutamente desprecian!!! Los palos y las varas las llevan escondidas debajo de su falso disfraz.
Porque hasta bien entrado el siglo XX ninguna iglesia evangélica, ninguna secta surgida de aquella, ni la iglesia luterana ni la católica siquiera, nadie en todo el cristendum, y así lo reflejaba toda su literatura, creyó jamás desde que el cristianismo existe que Israel volvería a renacer de entre los escombros de un mundo que intentó mil veces aniquilarlo. De hecho el renacimiento del pueblo judío en su tierra ancestral, predicho tantas veces por los profetas y negado otras tantas veces por la iglesia, supuso para el cristianismo un golpe imposible de asimilar ya que toda su teología descansaba sobre la doctrina de que D-s había rechazado al pueblo judío y en su lugar había elegido a la “iglesia”.
¿Es que había sionistas evangélicos hace 70 años? ¿Había pro-israelíes hace 100 años?
El judío se escapa, hay que cazarlo!
Los movimientos misioneros, la iglesia evangélica y los llamados “mesiánicos” surgidos de ella han descubierto la estrategia perfecta para lograr sus fines. Estos modernos evangelizadores piensan que si durante 17 siglos la violencia y el odio y una predicación sistemática a la que miles de comunidades eran obligadas a atender, y orientada a doblegar el espíritu judío no funcionó, quizá esta nueva estrategia si funcione.
Y tras siglos de extender e inculcar el odio y la violencia, el antisemitismo y la judeofobia en nombre de yeshu, ahora vienen con lágrimas y afirmando un amor por el pueblo judío que no tuvieron ni expresaron ni predicaron durante los 17 siglos de amor cristiano que les preceden. Ahora vienen con sonrisas y con abrazos y lo peor, ahora vienen disfrazándose de lo que no son ni nunca serán, de judíos. ¿Pero es que alguien se puede disfrazar de judío? Ellos sí, disfrazan su alma y disfrazan su vestimenta, se cambian los nombres para parecerse más, cambian el nombre de sus iglesias, cambian su liturgia, cambian sus formas de actuar y procuran mimetizarse tanto con los judíos que logran su objetivo, engañar.
No hablamos de los amigos cristianos sinceros, los que viven su fe en paz y en la búsqueda común de un mundo mejor. Hablamos exclusivamente de los grupos e individuos que forman parte del movimiento evangélico, los misioneros, predicadores “sionistas”, mesiánicos, natzaritim, y falsos judíos en general se hagan llamar como se llamen y se disfracen de lo que se disfracen.
Los rasgos que presentan los llamados “mesiánicos” falsos judíos por definición, lobos rapaces de acuerdo a las propias palabras de su líder son:
En la calle
– Todos expresan un amor enajenado por el pueblo judío
– Casi todos cambian sus nombres por nombres hebraizados
– Todos son ultra sionistas (no se dejen engañar)
-Todos buscarán relacionarse con judíos observantes que les ayuden a infiltrarse en las comunidades
-Adulan casi constantemente
En las redes sociales
– Todos buscan la amistad de judíos para mostrarnos en sus perfiles como “medallas”
– Todos cambian sus nombres por nombres que suenen “judíos”
– Todos buscan la amistad de rabinos ya que este detalle representa que no han sido cuestionados por ellos
– Adulan casi constantemente
Enfrentando a un falsario mesiánico.
Absolutamente todos, evangélicos, misioneros, mesiánicos y demás farsantes actúan de la misma manera, pero no es porque sigan un guión establecido o previamente aprendido, es simplemente consecuencia de la idiosincrasia del propio cristianismo.
Cuando son enfrentados se demuestra lo que son y lo que realmente siempre han llevado dentro, les aflora el odio al judío y el desprecio por el judaísmo y la Torah, descubriéndose lo que realmente les importaba desde el principio, que no es ni Israel ni los judíos, de repente el amor desaparece y en su lugar surge su único objetivo, convertir a yoske.
Sea cual sea la procedencia de su secta, su interin será siempre invariablemente evangélico, por lo tanto un evangélico puede ser amigo durante años y durante años guardar silencio en aquellos temas que sabe que pueden generar tensiones, esto lleva a muchos judíos a creer que su amistad es sincera ya que nunca le ha hablado de yeshu. Pero un evangélico (o mesiánico) solo actuará así si sabe que el judío es un judío consecuente con su identidad judía, independientemente de que sea o no religioso.
Pero el seguidor de yeshu como buen lobo rapaz, sabe esperar el momento adecuado.
Está demostrado que son verdaderos especialistas del engaño en los momentos de debilidad, estos momentos pueden ser:
– Tras la pérdida de un ser querido.
– Una enfermedad
– Un problema de trabajo
– Un problema familiar
– Tristeza
– Situación de necesidad
El misionero o el mesiánico intentará “meter” a yeshu a la primera oportunidad que tenga, pero asume que con un judío deberá tener “paciencia” El que tenga “amigos” evangélicos y/o mesiánicos observará un detalle interesante, el mesiánico que tanto amaba a Israel y al pueblo judío, si comprueba que con usted no tiene nada que hacer, de repente desaparecerá de su vida. Así que ¿dónde quedó el amor, las sonrisas, los abrazos y las palabras edulcoradas y empalagosas hacia su persona judía?
Forma de actuar de los mesiánicos y misioneros evangélicos
Los falsarios mesiánicos actúan en una conversación “sobre yeshu” o sobre judaísmo siguiendo estas pautas; Porque lo suyo es la actuación.
Primer acto. Las sonrisas y palabras empalagosas nunca faltan, así que sus primeras intervenciones siempre serán contenidas y sistemáticamente aduladoras hacia el judío. Si su mensaje es cuestionado intentarán reconducirlo llevándolo al área en la que mejor se desenvuelven, que es el fraude, pero el judío que no está preparado, ignora esta manera de actuar y piensa que forma parte de la discusión. Pero si el judío sigue cuestionando al mesiánico, misionero o evangelista, empiezan los problemas, el mesiánico, misionero o evangelista en primer lugar se hará la víctima delante de los demás participantes del debate o discusión utilizando frases como “yo solo quería compartir con ustedes unas palabras de paz…o de amor, o de serenidad…” o “yo no esperaba que me dijeran algo así porque yo venía con toda mi buena intención a…” (por cierto que como suele decirse; el infierno está lleno de buenas intenciones) Pregunta obvia ¿y quién se negaría a algo tan noble como la paz, el amor, la serenidad etc etc? Pues muchos judíos caen en esta trampa y salen en defensa del falsario y se ponen a insultar al hermano judío. ¿Qué hace el falsario mesiánico entre tanto? Echar leña al fuego, el judío que ha osado enfrentarlo lo paga caro.
Segundo acto. Si el judío que ha cuestionado al “mesiánico” (siempre son falsos judíos) no se deja atrapar por las malditas artes del evangelizador y se le ocurre pedir argumentos sólidos y que no se basen en divagaciones o entelequias indemostrables, comenzará a recibir toda clase de insultos por parte del evangelizador, que no habrá abandonado el papel de víctima, ya tiene a los incautos de su lado por lo tanto, el “fundamentalista rancio” no será el evangelizador sino el judío que se obstina en pedirle explicaciones!!.
Tercer acto. Los insultos subirán de tono y lograrán el efecto que el evangelizador desea, que el judío pierda la paciencia y empiece a responder con insultos a sus insultos. Sea como fuere todos los judíos, los incautos y los obstinados habrán caído en su red. Hermanos judíos, observantes o no observantes, religiosos o laicos, por favor no os dejéis engatusar por los falsarios que se hacen pasar por judíos y se hacen llamar “mesiánicos” ni por movimientos o grupos similares como los natzaritim.
Insistimos y no dejaremos de hacerlo, la amistad de un evangélico, mesiánico, natzaritim, sionista cristiano, o misionero es siempre, siempre interesada. Interesada y por lo tanto FALSA.
En kolisraelorg llevamos muchos años combatiendo a esta gente y a estos movimientos, conocemos muy bien sus estrategias y su modo de operar entre judíos, sabemos lo que piensan y conocemos incluso como hablan y como actúan dentro de sus propias “madrigueras” tenemos sus propias declaraciones y con sus propias palabras y no os gustarían.