Encendido de las Velas de Shabat – ¿Cómo se hace?

Cuando el sol se aproxima al horizonte, la magia comienza.

1. La hora de encendido varía, dependiendo de la época del año y de la ciudad, pero debe ser siempre antes de la puesta de sol. Hay calendarios especiales que puedes comprar en tu librería judía local que contienen la lista de todas las horas de encendido de velas del año. Si no puedes, simplemente revisa en algún diario local por la hora de la puesta de sol y réstale 18 minutos. Esa es la hora de encendido.

No obstante, esta es solamente la manera preferible de encender las velas. Si uno no encendió las velas 18 minutos antes de la puesta de sol todavía se pueden prender hasta unos minutos antes de ésta. Hay que tener cuidado, ya que tu reloj puede no estar en hora, y está prohibido prender las velas después de la puesta de sol.

La razón por la que encendemos las velas unos minutos antes es para evitar cualquier posibilidad de comenzar Shabat tarde. Imagínalo como un tren que parte de una estación. Si llegas un minuto tarde, lo perdiste.

A propósito, si bien la mayoría de las comunidades prenden las velas de Shabat 18 minutos antes de la puesta de sol, la costumbre local puede variar. Por ejemplo, en Jerusalem, la costumbre es encender las velas 40 minutos antes de la puesta de sol.

2. Se acostumbra usar velas blancas, aunque cualquier color puede ser usado, siempre y cuando vayan a estar prendidas dos o tres horas. No uses velas de Januká o de cumpleaños, ya que ellas se consumen muy rápido.

3. Las velas deben ser encendidas en un lugar en el que puedan ser vistas, pero no en un lugar donde una brisa pueda apagar las llamas o causar que se quemen más rápido, o donde los niños puedan alcanzarlas. (Hay más de una historia de niños inocentes que apagaron las velas, ¡como si estuvieran en la parte de arriba de una torta de cumpleaños!).

4. Siempre se debe dejar que las velas se consumen naturalmente; nunca las debe apagar uno mismo. Si por alguna razón una vela se apaga antes de terminarse completamente, no te preocupes, ya has cumplido con la mitzvá.

5. Una vez encendidas, las velas no deben ser movidas hasta después de Shabat.

6. Muchos han adoptado la costumbre de depositar unas monedas en una caja de tzedaká (caridad) justo antes de encender las velas.

7. En reverencia por el momento las mujeres casadas cubren su pelo, a menudo con un pañuelo, antes de prender las velas.

8. Mientras las mujeres usualmente comienzan Shabat al prender las velas, los hombres empiezan Shabat como parte del servicio en la sinagoga.

La Bendición de las Velas

Los brazos se mueven tres veces mientras se ponen las manos sobre las llamas, como atrayendo la luz hacia uno. Después cubres tu cara mientras se dice la bendición especial:

Baruj Ata Ado—nay, Elo—heinu Melej Ha-Olam Asher Kidshanu Be Mitzvotav Ve-Tzivanu Lehadlik Ner Shel Shabat.

Bendito eres Tú, HASHEM, Dios nuestro, Rey del universo, que nos ha santificado con Sus preceptos y nos ha ordenado encender la vela de Shabat.

Después de recitarla, muchas toman un momento especial para agradecer a Dios por todas las bendiciones de salud, prosperidad, y felicidad en sus vidas. Hay también una plegaria especial compuesta por mujeres, para mujeres, que muchas incluyen en este momento:

Sea Tu voluntad, Señor mi Dios y Dios de mis padres, que tengas bondad conmigo (y con mi esposo, hijos, padres) y con toda mi familia; recuérdanos para el bien y la bendición; concédenos a nosotros y a todo el Pueblo de Israel una buena y larga vida; considéranos para la salvación y la compasión; bendícenos con grandes bendiciones; haz nuestro hogar completo, coronándolo con la sensación de tu Divina Presencia habitando entre nosotros.

Hazme digna de criar niños y nietos eruditos, que sean sabios y comprensivos, quienes amen y teman a Dios, personas con verdad, santidad y ligados a Dios, que deslumbrarán al mundo con Torá y bondad y servicio a Dios. Por favor escucha nuestros rezos, en mérito de nuestras matriarcas Sara, Rivká, Rajel y Lea, y asegura que nunca se apague el resplandor de nuestras vidas. Muéstranos el resplandor de tu rostro y seremos salvados. Amén.

Es un momento para hablar con Dios. Así que expresa cualquier cosa que desees, y pide por todo lo que quieras. Él quiere escuchar tus rezos.

Traer las manos desde las velas encendidas hacia ti significa que estás extendiendo la espiritualidad y santidad del Shabat en tu casa y en tu vida. Según la tradición judía, el número tres representa el compromiso y la fortaleza. Cuando un buen acto es realizado tres veces, hay un sentido de integración que ocurre para lo positivo. E inversamente, cuando una transgresión es hecha tres veces, ocurre lo opuesto, llevándolo a uno a lo negativo.

Típicamente, uno recita una bendición y después hace la acción (por ejemplo, se dice Kidush, y después se toma el vino) pero en este caso es al revés. Esto es porque al momento que se dice la bendición, una acepta el comienzo del Shabat y entonces no se puede encender fuego, y por lo tanto tampoco un fósforo. Así que aquí hacemos lo opuesto, nos cubrimos los ojos para que después de la bendición los abramos para ver el cumplimiento del mandamiento por primera vez.

Encendido de Velas – Preguntas y Respuestas

¿Quién enciende?

Una mujer casada usualmente prende velas por toda su familia, a no ser que por alguna razón no pueda hacerlo. En ese caso su esposo, o el hijo mayor, prendería.

Las mujeres solteras y los hombres solteros prenden velas ellos mismos si sus madres no prenden por ellos. Un invitado en casa de otro puede ser incluido en el encendido del anfitrión.

¿Cuántas velas deben ser encendidas?

Hay distintas costumbres. Algunas personas encienden una vela mientras son solteras y dos cuando están casadas. Otras siempre encienden dos, solteras o casadas. Los padres a menudo agregan una vela adicional por cada uno de sus hijos. (¡Las casas con muchos hijos parecen pequeñas fogatas!).

La costumbre más común es encender dos velas, una para “recordar” el Shabat y una para “cuidar” el Shabat. (Dios pronunció ambos aspectos de una vez, durante los Diez Mandamientos).

¿Qué pasa si no estamos en nuestra casa para la cena del viernes?

Prende tus velas en tu casa si volverás a dormir allá, siempre y cuando sigan encendidas cuando regreses a casa. De lo contrario, enciende tus velas en tu casa y quédate hasta después que oscurezca antes de partir a tu cena “afuera”.

(Si temes que las velas estén encendidas sin supervisión, ¡simplemente enciéndelas en un fregadero que no usarás en Shabat!).

¿Qué pasa si no puedo llegar a mi casa, antes de la puesta de sol, a tiempo para encender las velas?

Algunas personas pueden pensar que es tan importante prender las velas de Shabat que hacerlo tarde es mejor que no hacerlo. Este es un concepto erróneo. Es mejor no prender las velas en absoluto que transgredir la prohibición de prender fuego en Shabat. Sólo trata y programa las tardes de los viernes lo mejor que puedas para que estés en casa a tiempo.

¿Qué hacemos en el verano cuando se encienden las velas tan tarde? ¿Debemos comer nuestra cena de viernes en la noche a las 9:30 p.m.?

Está permitido “comenzar Shabat temprano”. Esto es hecho simplemente prendiendo las velas, o a través de una aceptación verbal del Shabat. La hora más temprana para comenzar Shabat es una hora y cuarto antes de la puesta de sol. Muchas comunidades hacen esto durante los meses de verano, cuando la puesta de sol puede ser muy tarde, para que los niños puedan estar en la mesa del viernes en la noche. Los servicios de viernes en la noche en verano con frecuencia se hacen en dos turnos: uno para aquellos que lo reciben temprano, y uno para aquellos que lo reciben con la puesta de sol.

Toma en cuenta que esto no es exactamente una “hora y cuarto” en tu reloj. Esto es porque el día judío – desde el amanecer hasta el anochecer – está dividido en 12 partes iguales. Así que sin importar cuan largo o corto sea el día, cada doceavo es considerado “una hora”. Es un tanto complicado. Así que puede ser que quieras que un rabino te ayude con los cálculos.

Recuerda: una vez que las velas están encendidas, incluso si es una hora antes de la puesta de sol, Shabat ha comenzado para ti en todos los aspectos. (Esto, sin embargo, no significa que ahora Shabat puede terminar más temprano. Shabat puede empezar antes, pero nunca puede terminar antes).

¿Qué pasa si no tengo candelabros lujosos?

Sólo derrite un par de velas sobre un plato o una bandeja cubierta con un papel de aluminio, ¡y préndelas!

¿Puedo mover los candelabros después de encender las velas?

Las cosas que no tienen uso en Shabat no pueden ser movidas. Tales objetos están en una categoría llamada muktze, que significa “separar”. Ya que no usamos fósforos, velas, o cualquier cosa que involucre prender o extinguir fuego en Shabat, estos objetos no son movidos en lo absoluto. Así que asegúrate de encender en un lugar que será adecuado para dejar los candelabros por todo el Shabat.

Adaptado de “Friday Night and Beyond” por Lori Palatnik (Jason Aronson Pub.)

Anuncios

El Encendido de las Velas de Shabat

El Encendido de las Velas de Shabat

Por el Rab. Iehuda Levi

Nuestros Sabios nos han ordenado la mitzvá de encender velas en shabat y en iom tov, para honrar a estos sagrados días y deleitarnos en ellos. Además, el cumplimiento de esta preciada mitzvá también tiene el poder de hacer que impere en nuestras casas el amor, la armonía y la paz. Cuando las luces de shabat han sido encendidas, cuando la casa está llena de luz, nuestro corazón se llena de alegría y de una tranquilidad especial, y es por eso que encender las velas de shabat ayuda a que en nuestros hogares reine la paz en el día sagrado.

Quién debe encender las velas y Dónde

La costumbre general es que la señora de la casa es quien enciende las velas de shabat o de iom tov. Sin embargo, si el marido ve que por algún motivo determinado su esposa se está demorando en el encendido y corre el riesgo de encender las velas después de que haya comenzado el shabat, él no debe esperar y debe encender las velas antes de la puesta del sol del día viernes, para que su esposa no transgreda por equivocación, la santidad del shabat.

Las velas deben ser encendidas en el lugar de la casa donde se comerá la seudá (comida) de la noche, pues a la persona le trae placer comer la seudá al lado de las velas. Sin embargo, para prevenir situaciones desagradables, se debe tomar la precaución de encender las velas en un lugar que esté lejos del alcance de los niños.

Cuántas Velas se encienden

Para cumplir con la obligación del encendido de las velas alcanza con encender una sola vela, sin embargo, la costumbre generalizada es encender dos velas. Esto se debe al hecho de que en los Diez Mandamientos una vez está escrito: “Recuerda al día del shabat para santificarlo” (Shemot 20:8) y la segunda vez, cuando son repetidos por Moshé: “Cuida al día de shabat para santificarlo” (Devarim 5:12). Es por eso que la costumbre es encender como mínimo dos velas, una por “Recuerda” y la otra por “Cuida”.

Además de las dos velas que recordamos anteriormente, algunas mujeres acostumbraron agregar una vela extra por cada hijo o hija que llega a la familia. Por ejemplo: si tienen un hijo encienden tres velas, y si tienen dos hijos, cuatro velas. De todas formas, por cuanto que esto no es obligación, si alguna mujer desea seguir esta costumbre es bueno que antes de comenzarla piense que ella no se compromete a seguir con esta costumbre toda su vida.

La Bendición por el Encendido

La bendición por el encendido de las velas de shabat es:”Bendito eres Tú Adonai, Dios nuestro, Rey del universo, que nos consagró con Sus preceptos, y nos ordenó encender la vela de shabat”.

La bendición por el encendido de las velas de iom tov es:”Bendito eres Tú Adonai, Dios nuestro, Rey del universo, que nos consagró con Sus preceptos, y nos ordenó encender la vela de (cuando la fiesta cae en shabat se agrega: shabat y de) iom tov”.

En los días de fiesta debemos recitar la bendición “shehejeianu” para agradecerle a D’os por habernos hecho llegar hasta ese momento, y Nuestros Sabios han ordenado que la bendición shehejeianu sea recitada en el kidush de la noche del día de fiesta. Es por eso que a pesar de que algunas mujeres han acostumbrado recitar ellas mismas la bendición shehejeianu después de encender las velas de iom tov, es preferible que las mujeres que no tengan esta costumbre no hagan esto, y que escuchen esta bendición cuando su esposo haga el kidush.

Cómo se Encienden las Velas

En shabat existen distintas costumbres entre las distintas comunidades en lo referente al orden del encendido de las velas. A pesar de que en general debemos recitar la bendición correspondiente antes de realizar cualquier mitzvá y no después de su cumplimiento, en nuestro caso esto no es tan claro, y la diferencia de costumbres tiene su raíz en el hecho de que en shabat está prohibido encender fuego.

Hay autoridades rabínicas que sostienen que en shabat las mujeres deben primero encender las velas y luego recitar la bendición por el encendido, ya que si primero recitan la bendición que dice: “Bendito… que nos consagró con Sus preceptos, y nos ordenó encender la vela de shabat”, entonces automáticamente ellas aceptarían sobre ellas la santidad del shabat, y luego no podrían encender las velas de shabat.

Sin embargo, otros Sabios entienden que la mujer no acepta sobre ella la santidad del shabat inmediatamente después de haber finalizado el recitado de la bendición por el encendido de las velas, y es por eso que ella todavía podrá encender las velas de shabat.

La costumbre entre la mayoría de las mujeres sefaradiot es encender las velas de shabat después de recitar la bendición correspondiente. Sin embargo, las mujeres ashkenaziot acostumbraron primero encender las velas de shabat y luego recitar la bendición. De todas formas, para no tener provecho de la luz de las velas de shabat hasta después de recitar la bendición correspondiente, entre el encendido de las velas de shabat y el recitado de la bendición, las mujeres ashkenaziot deben tapar con sus manos las velas o sus ojos. Luego recitan la bendición de las velas, y al sacar las manos y tener después provecho de la luz, es como si hubieran recitado la bendición de las velas antes de haber encendido.

La diferencia de costumbres que acabamos de recordar existe solamente en shabat, ya que sólo en shabat está prohibido encender fuego. Pero en iom tov, por cuanto que está permitido encender fuego de un fuego ya existente, todos los Sabios están de acuerdo que está permitido encender las velas en honor del día de fiesta aún después de haber recitado la bendición por las velas. Es por eso que en los días de iom tov tanto las mujeres ashkenazitas como las sefaraditas deben primero recitar la bendición correspondiente y luego encender las velas.

Cuándo se encienden las velas

En shabat, el horario de encendido de las velas depende de la costumbre de cada lugar o comunidad. A pesar de que alcanza con que cada judío – hombre o mujer – acepte sobre sí la santidad del shabat algunos minutos antes de la puesta del sol del viernes, de todas formas, las mujeres acostumbraron adelantar un poco el horario del encendido de las velas.

De hecho, existen variadas costumbres entre las mujeres de nuestro pueblo: hay quienes encienden las velas 10 minutos antes de la puesta del sol, otras 15 minutos, otras 18 minutos, otras 20 minutos, e incluso en algunos lugares hasta 30 ó 40 minutos antes de la puesta del sol del día viernes. En general, la costumbre más difundida es la de encender las velas aproximadamente 20 minutos antes de la puesta del sol, y quien no tiene una costumbre diferente, es bueno que así se conduzca.

Sin embargo, en los días de fiesta, por cuanto que está permitido encender fuego en los días de iom tov, no es obligación encender las velas de iom tov antes de que comience el día sagrado (a menos que caiga en shabat). De todas formas, es bueno que quien pueda encender las velas de iom tov algunos minutos antes del comienzo de la fiesta, así lo haga.

En el segundo día de la fiesta también se deben encender las velas de iom tov recitando por el encendido su bendición, sin embargo en este caso es preferible encender las velas después de que haya comenzado el segundo día de la fiesta.

Una Plegaria Para Recitar Después del Encendido

Por cuanto que el momento del cumplimiento de esta preciada mitzvá es un momento especial donde la misericordia de D’os se despierta sobre Sus creados, hay quienes acostumbran recitar después de haber culminado el encendido de las velas la siguiente plegaria:

“Que sea Tu voluntad Hashem, mi D’os y D’os de mis ancestros, que te apiades de mí (de mi marido, y de mis hijos, y de mis hijas, y de mi padre, y de mi madre) y de todos mis parientes; que nos des a nosotros y a todo Israel una buena y larga vida; que nos recuerdes con un recuerdo de bondad y bendición; que nos consideres con una consideración de salvación y de misericordia; que nos bendigascon grandes bendiciones; que hagas completos nuestros hogares y que hagas reposar Tu Divinidad entre nosotros. Y haz que tenga el mérito de criar hijos y nietos sabios e inteligentes, amantes de D’os, temerosos de D’os, personas de verdad, descendencia santa, que estén adheridos a D’os y que iluminen al mundo con la Torá, con buenas acciones y con todo el trabajo del servicio a D’os. Por favor, escucha mi plegaria en este momento por el mérito de Sará, Rivká, Rajel y Leá, nuestras matriarcas, e ilumina nuestras velas para que no se apaguen jamás; y muéstranos Tu Rostro para que seamos salvados. Amén”.