Los sueños según el Talmud (y VII)

Una enseñanza:

Toda clase de bestias son señales positivas en un sueño, excepto el elefante, el mono y la marta.

Pregunta:

Pero he aquí que dijo el maestro: El que ve un elefante en un sueño le será realizada una maravilla.

Respuesta:

No es difícil de entender. Esa enseñanza que lo interpreta en positivo, es cuando estaba ensillado, y esa enseñanza que lo interpreta en negativo es cuando no estaba ensillado.

Otra enseñanza:

Toda clase de metal es un signo positivo en un sueño excepto una azada, un pico y un hacha.

Aclaración:
Y estas palabras y enseñanzas se aplican cuando a estos instrumentos de trabajo los vio puestos en sus respectivos mangos.

Más enseñanzas:

Toda clase de frutos es un signo positivo en un sueño excepto los dátiles inmaduros.

Toda clase de vegetales es un signo positivo en un sueño, excepto las puntas de los nabos.

Pregunta:

Pero he aquí que dijo Rav: No me enriquecí hasta que vi en un sueño puntas de nabos.

Respuesta:

Cuando Rav los vio, en sus tallos los vio.

Otras enseñanzas:

Todo tipo de color es un signo positivo en un sueño, excepto el verde – tjelet – que anuncia la llegada de la enfermedad en el rostro de la persona.

Todo tipo de pájaros es un signo positivo en un sueño, excepto los animales de la especie karia, kipufa y kurperai.

Una regla mnemónica:

(El cuerpo, el cuerpo, una semejanza, restauran, amplían – señales)

Tres cosas entran en el cuerpo pero el cuerpo no deriva placer de ellas: cerezas, dátiles de mala calidad y dátiles no maduros.

Tres cosas no entran en el cuerpo, pero el cuerpo deriva placer de ellas, estas son: el lavado, la unción y las relaciones íntimas.

Tres cosas son una semejanza del Mundo por Venir, estas son: el Shabat, el Sol y las relaciones íntimas (lit. el uso – tashmish).

Pregunta:

¿El uso de qué? Si dices que se refiere al uso del lecho – tashmish hamitá – es decir, las relaciones íntimas, he aquí que debilita y no puede entonces ser igualado al Mundo por Venir.

Respuesta:

Sino en realidad se refiere al uso de los orificios, es decir, la evacuación.

Se continúa:

Tres cosas restauran la mente de un hombre. Estas son: El sonido agradable de un instrumento musical o la voz de una mujer, la visión de algo agradable, y el oler un aroma agradable.

Tres cosas amplían la mente de un hombre. Estas son: Una hermosa morada, y una hermosa mujer y hermosos muebles.

Otra regla mnemónica:

(Cinco, seis y diez – señal)

Cinco cosas son la sexta parte de algo. Estas son: El fuego, la miel, el Shabat, el dormir y el sueño.
El fuego es la sexta parte del Guehenom, el Infierno; la miel es la sexta parte del maná; el Shabat es la sexta parte del Mundo por Venir; el dormir es la sexta parte de la muerte; el sueño es una sexta parte de profecía.

Seis cosas son un buen signo para un enfermo. Estas son: el estornudo, la transpiración, el movimiento suelto del intestino, la descarga seminal, y el dormir y el sueño.

Fuentes bíblicas:

Estornudar, como está escrito: “Sus estornudos resplandecen luz” (Job 41:10).
La transpiración, como está escrito: “Con el sudor de tu frente comerás el pan” (Génesis 3:19).
El movimiento suelto del intestino, como está escrito: “El que necesita aliviarse se apresura a abrirse y no morirá en el foso” (Isaías 51:14).
La descarga seminal, como está escrito: “Él verá simiente y vivirá largos días” (Isaías 53:10).
El dormir, como está escrito: “Yo estaría dormido, luego yo reposaría” (Job 3:12).
El sueño, como está escrito: “Hazme soñar y dame vida” (Isaías 38:16).

Se continúa:

Seis cosas curan al enfermo de su enfermedad, y su cura es una cura completa. Estas son: El repollo, las remolachas, el poleo seco, el estómago de un animal, el útero de un animal, y el diafragma de un animal. Y hay quienes dicen: También los pescados pequeños, y no solo esto sino que los pescados pequeños hacen fructífero y fortalece todo el cuerpo de la persona.

Diez cosas devuelven a un enfermo a su enfermedad, y su enfermedad es más severa. Estas son: El que come carne de buey, la carne grasosa, carne asada, carne de pájaros, o un huevo asado, y el afeitarse, y los berros, y la leche y el queso, y el baño. Y hay quienes dicen: También las nueces. Y hay quienes dicen: También los pepinos.

Una enseñanza relacionada:

En la academia de Rabí Ishmael se enseñó la siguiente baraita: ¿Por qué se llaman los pepinos kishuim? Porque son severos – kashim – para el cuerpo como espadas.

Pregunta:

¿Es realmente así? Pero he aquí que está escrito: “El Eterno le dijo a ella “Dos naciones – goim – están en tu vientre”, lo cual es interpretado así: No leas goim sino geiim, grandes hombres. Y Rav Iehuda dijo en el nombre de Rav: Estos son Antoninus, el César romano, y Rabi, Rabí Iehuda Hanasí, sobre los que se asegura que no faltó jamás en sus mesas ni el rábano, ni el rábano picante, ni los pepinos, ni en el verano ni en el invierno. Por consiguiente, los pepinos no pueden ser considerados dañinos.

Respuesta:

No es difícil de entender. Esa enseñanza que los considera dañinos se refiere a los pepinos grandes, mientras que esa enseñanza que no los considera dañinos se refiere a los pepinos pequeños.

Se vuelve al tema de los sueños:

Los sabios enseñaron en la baraita: Si la persona ve en su sueño un muerto en la casa, tendrá entonces paz y armonía en la casa. Si el muerto comió y bebió en la casa, es una buena señal para la casa. Si el muerto tomó utensilios de la casa, es una mala señal para la casa.

Explicación:

Rav Papa explicó esta última enseñanza: Es una mala señal solo cuando el muerto toma un zapato o sandalia, lo cual indica que se apresta a salir y a invitar a otros miembros de la casa a seguirlo ya que todo lo que toma un muerto es favorable excepto un zapato o una sandalia, y también todo lo que entrega un muerto es favorable excepto la tierra que sugiere a la sepultura, y la mostaza.

Anuncios

Los sueños según el Talmud (VI)

Más sueños:

El que ve aceitunas en un sueño: si son pequeñas, su negocio será fructífero, se incrementará y perdurará como las aceitunas. Y estas palabras y enseñanzas se aplican al fruto del olivo, pero si ve olivos en su sueño, tendrá muchos hijos, porque está dicho: “Tus hijos serán como brotes de olivo…” (Salmos 128:3).

Y hay quienes dicen: El que ve un olivo en un sueño, un buen nombre saldrá de él, es decir, del que soñó, porque está dicho: “Dios ha llamado tu nombre: Un olivo frondoso, hermoso con frutos bien formados” (Jeremías 11:16).

El que ve aceite de oliva en un sueño, puede aguardar a la luz de la Torá, porque está dicho: “Tomaran para ti aceite de oliva puro prensado para iluminación” (Éxodo 27:20).

El que ve dátiles en un sueño, sus trasgresiones han finalizado, porque está dicho: “Ha finalizado – tam – tu trasgresión, Hija de Sión” (Lamentaciones 4:22).

Rav Iosef dijo: El que ve una cabra en un sueño, el año será bendecido para él. Y si vio cabras, muchos años serán bendecidos para él, porque está dicho: “Y permite que la leche de cabras sea suficiente para tu alimento” (Proverbios 27:27).

Sueños y la Festividad de Sucot:

El que ve una rama de mirto en un sueño, sus bienes serán exitosos para él. Y si no tiene bienes, una herencia le caerá de otro lugar.

Aclaración:

Ula dijo, y hay quienes dicen que fue enseñado en la baraita: Y esto que hemos enseñado antes sobre la rama del mirto es cuando las vio sobre su base, es decir, las ramas aún unidas a la planta.

Se continúa:

El que vio un etrog en un sueño, es hermoso a los ojos de su Hacedor, porque está dicho: “Y tomaréis para vosotros el primer día el fruto de un hermoso árbol, las ramas de palmeras de dátiles”, y la expresión “el fruto de un hermoso árbol” refiere al etrog.

El que ve un lulav en un sueño, no tiene sino un solo corazón dirigido hacia su Padre en los Cielos.

Los sueños y las aves:

El que ve un ganso en un sueño puede aguardar sabiduría, porque está dicho: “La sabiduría clama en la calle” (Proverbios 1:20). Y el que en su sueño mantiene relaciones con ella, es decir, con esta ave, será director de una academia de estudios – Rosh Ieshivá – y pregonará y enseñará a muchos alumnos.

Comentario:

Rav Ashi dijo: Yo la vi a esta ave en un sueño y mantuve relaciones con ella y me elevé en grandeza.

Se continúa:

El que ve un gallo en un sueño puede aguardar el nacimiento de un hijo varón. El que ve gallos, puede aguardar el nacimiento de hijos varones.

El que ve una gallina en un sueño puede aguardar a un hermoso jardín y regocijo.

El que ve huevos en un sueño, su pedido se mantiene en suspenso en los Cielos. Si se rompen los huevos durante el sueño, su pedido será cumplido.
Y así sucede con las nueces, y así con los pepinos, y así con toda pieza de vidrio, y así con cualquier cosa que pueda romperse como éstas.

Más sueños:

El que entra en su sueño a una ciudad, sus deseos serán cumplidos, porque está dicho: “Y los guió al lugar deseado” (Salmos 107:30).

El que afeita su cabeza en un sueño, es una señal favorable para él. Y si afeita su cabeza y su barba, entonces es una señal favorable para él y para toda su familia.

El que se ve en un sueño que está sentado en un bote, un buen nombre saldrá para él. Y si se ve sentado en un bote grande, entonces un buen nombre saldrá para él y para toda su familia.

Comentario:

Pero estas palabras y enseñanzas se aplican cuando el bote es levantado a lo alto, es decir, sobre las olas.

Más sueños:

El que evacua en un sueño, es un signo favorable para él, porque está dicho: “El que debe evacuar se apresura a abrirse” (Isaías 51:14) y a quitarse de encima los excrementos. Y estas palabras y enseñanzas se aplican cuando no se limpió durante el sueño.

El que asciende a un techo en un sueño se elevará en grandeza. Si descendió de un techo, descenderá de su grandeza.

Otra postura:

Abaie y Rava dijeron ambos: Una vez que ascendió al techo y se elevó en grandeza, se elevó y ya no desciende.

Más sueños:

El que desgarra sus vestiduras en un sueño, le desgarran el decreto de juicio contra él.

El que se ve desnudo en un sueño: en Babilonia significa que permanece sin pecado, y en la Tierra de Israel significa que permanece sin preceptos.

El que es apresado por un guardia, se ha establecido para él una protección desde los Cielos. Si lo colocaron en un collar por cadena, se ha agregado una protección sobre la primera protección.

Aclaración:

Y estas palabras se enseñan y se aplican al caso de un collar de cadena, pero no a una cuerda común.

Más sueños:

El que entra a un pantano en un sueño, será el director de una academia de estudios – Rosh Ieshivá.

El que entra a un bosque en un sueño, será el director de los miembros de la reunión de estudio llamada kalá.

Un relato:

Rav Papa y Rav Huna, el hijo de Rav Iehoshua, vieron un sueño. Rav Papa, que entró en un pantano, se transformó en el director de una academia de estudios. Rav Huna, el hijo de Rav Iehoshua, que entró en un bosque, se transformó en el director de los miembros de la kalá.

Hay quienes dicen que ambos entraron en un pantano, pero Rav Papa que soñó que tenía una campana colgada de su cuello, se transformó en el director de una academia de estudios, y Rav Huna, el hijo de Rav Iehoshua, que soñó que no tenía colgada una campana, se transformó en director de los miembros de la kalá.

Otro relato:

Rav Ashi dijo: Yo entré en un sueño en un pantano, y tenía una campana colgada y la hacía sonar ruidosamente.

Una enseñanza:

Un maestro de baraitot enseñó en presencia de Rav Najman bar Itzjak: El que saca sangre en un sueño, sus trasgresiones son perdonadas.

Pregunta:

¡Pero he aquí que fue enseñado que el que saca sangre en su sueño sus pecados le son ordenados para el castigo!

Respuesta:

¿Que significa “son ordenados”? Son ordenados para ser perdonados.

Otra enseñanza:

Un maestro de baraitot enseñó en presencia de Rav Sheshet: El que ve una víbora en un sueño, su sustento está preparado para él tal como el polvo de la tierra se encuentra en todas partes dispuesto como alimento para la víbora. Si en su sueño la víbora lo mordió, significa que el sustento le será duplicado. Si la mató a la víbora, su sustento se arruinará.

Rav Sheshet le dijo: En caso de matarla mucho más su sustento le será duplicado

Aclaración:

Pero no es así sino que Rav Sheshet mismo había visto una víbora en su sueño y la mató, y su enseñanza es simplemente una interpretación para bien de su sueño para que el mismo se cumpla de modo positivo.

Otra enseñanza:

Un maestro de baraitot enseñó en presencia de Rabí Iojanán: Todo tipo de bebidas son siempre señales positivas cuando aparecen en un sueño, excepto el vino: hay quien lo bebe y es bueno para él, y hay quien lo bebe y es malo para él. Hay quien lo bebe y es bueno para él, tal como está dicho: “Y el vino alegra el corazón del hombre” (Salmos 104:15). Y hay quien lo bebe y es malo para él, tal como está dicho: “Dad bebida fuerte al que está preparado para perecer, y vino a aquellos de alma amargada” (Proverbio 31:6).

Rabí Iojanán le dijo al maestro: Enseña que en el caso de un estudioso de la Torá, siempre lo bebe y es bueno para él, tal como está dicho con respecto a la sabiduría: “Vayan y coman mi alimento, y beban del vino que yo he mezclado” (Proverbios 9:5).

Una enseñanza:

Rabí Iojanán dijo: Si uno se levantó y un versículo cayó en su boca, he aquí que se trata de una profecía menor.

Nueva enseñanza:

Los sabios enseñaron en la baraita: Hay tres reyes: el que ve a David en un sueño, puede aguardar la piedad; el que ve a Salomón, puede aguardar la sabiduría; y el que ve a Ajav, que tema de la retribución que puede llegarle desde los Cielos.

Hay tres libros de profetas: el que ve el Libro de los Reyes puede aguardar grandeza; el que ve el libro de Ezequiel puede aguardar sabiduría; el que ve el Libro de Isaías puede aguardar consuelo; y si ve el Libro de Jeremías, que tema de la retribución que puede llegarle desde los Cielos.

Hay tres libros de Escritos grandes: el que ve el Libro de los Salmos puede aguardar piedad; el que ve el Libro de Proverbios puede aguardar sabiduría; y el que ve el Libro de Job, que tema de la retribución que puede llegarle de los Cielos.

Hay tres libros de Escritos pequeños: el que ve El Cantar de los Cantares en un sueño, puede aguardar piedad; el que ve el Libro de Eclesiastés, puede aguardar sabiduría; y el que ve el Libro de Lamentaciones, que tema de la retribución que puede llegarle de los Cielos.

El que ve el rollo de Ester en un sueño un milagro será realizado para él.

Hay tres sabios: el que ve a Rabí en un sueño puede aguardar sabiduría; el que ve a Rabí Elazar ben Azaría, puede aguardar riqueza; y el que ve a Rabí Ishmael ben Elisha, que tema de la retribución que puede llegarle de los Cielos.

Hay tres estudiantes: el que ve a Ben Azai en un sueño puede aguardar piedad; el que ve a Ben Zoma puede aguardar sabiduría; y el que ve a Ajer – Elisha ben Avuia – que tema de la retribución que puede llegarle de los Cielos.

Los sueños según el Talmud (V)

Más sobre los sueños:

El que ve un gato en un sueño: si está en un lugar donde lo llaman al gato en arameo shunra, se le transforma en una hermosa canción – shirá naá – ya que la palabra shunra y shirá naa suenan al oído de modo parecido. Pero si está en un lugar donde lo llaman al gato en arameo shinra, entonces tendrá un cambio para mal – shinui rá.

El que ve uvas en un sueño: Si son blancas, entonces tanto si están en su temporada o no están en su temporada, son buenas y se trata de un sueño positivo para él. Y si son uvas negras, si las ve en su temporada, son buenas y se trata de un sueño positivo para él, pero si las ve no en su temporada, son malas y se trata de un mal sueño.

El que ve un caballo blanco en un sueño, tanto si el caballo trota de modo sosegado o si está galopando, es bueno para él. Mas si vio un caballo rojo, si el caballo trota de modo sosegado, es bueno, pero, si está galopando, es un presagio difícil.

El que ve a Ishmael en un sueño, significa que su rezo ha sido escuchado por Dios. Y precisamente si ve a Ishmael, hijo de Abraham, pero a un árabe común no.

El que ve a un camello – gamal – en un sueño, la muerte había sido decretada sobre él desde el Cielo, y fue salvado de ella.

Rabí Jama, el hijo de Rabí Janina, dijo: ¿Cuál es el versículo que lo enseña? “Yo descenderé contigo a Egipto y Yo también te haré subir – gam alo” (Génesis 46:4). Es decir, la palabra gamal, camello y la expresión gam alo, te haré subir, suenan al oído de modo parecido, y en el versículo se relacionan con la salvación de la esclavitud y el exilio.
Rav Najman bar Itzjak dijo: De aquí se aprende: “También El Eterno ha conmutado tu pecado. No morirás” (2 Samuel 12:13). Es decir, la primera palabra, gam, también, y la que inicia la segunda frase, lo, no, conforman la palabra gamlo, que suena al oído de modo parecido a gamal, camello.

El que ve a Pinjas en un sueño, una maravilla le será realizada.

El que ve a un elefante en un sueño, maravillas le serán realizadas. Y si ve elefantes, maravillas sobre maravillas le serán realizadas.

Pregunta:

Pero he aquí que fue enseñado en la baraita: Todo tipo de bestias son buenas en un sueño, excepto el elefante y el mono.

Respuesta:

No es difícil de entender. Ese caso considerado positivo es cuando estaba ensillado, mas ese caso considerado negativo es cuando no estaba ensillado.

Se continúa:

El que ve el nombre Huna en un sueño, se le realizará un milagro ya que la letra hebrea nun del nombre Huna sugiere a la nun del inicio de la palabra nes, milagro.

El que ve en su sueño los nombres Janina, Janania, Iojanán, se le realizarán milagros sobre milagros.

El que ve el término hesped – eulogía – en un sueño, desde el Cielo tuvieron piedad de él y lo redimieron.

Y estas palabras e interpretaciones aquí citadas acerca de palabras vistas durante un sueño, es cuando lo ve por escrito

Nuevos sueños:

El que responde a la oración de Kadish en medio de su sueño: “Sea Su gran Nombre bendito”, se asegura que está destinado para el Mundo por Venir.

El que pronuncia el Shemá en su sueño, se merecería que la Divina Presencia se posara sobre él, pero su generación no es merecedora de esto.

El que se coloca las filacterias – tefilín – en un sueño debe aguardar grandeza, tal como está dicho: “Entonces todos los pueblos de la tierra verán que el Nombre de El Eterno es invocado sobre ti…” (Deuteronomio 28:10). Y fue enseñado en la baraita: Rabí Eliezer Hagadol dice acerca del versículo citado: Se refiere a los tefilín de la cabeza, es decir, los que se colocan sobre la misma.

El que reza en un sueño, es un signo favorable para él. Y estas palabras y enseñanza se aplican cuando no completa el rezo durante el sueño.

Otra serie de sueños:

El que mantiene relaciones íntimas con su madre en un sueño, puede aguardar entendimiento, porque está dicho: “Porque si – im – invocas al entendimiento” (Proverbios 2:3), y el término im, si, se relaciona con el término em, madre.

El que mantiene en su sueño relaciones con una joven comprometida, puede aguardar a la Torá, porque está dicho: “Moisés nos encomendó la Torá, es una herencia – morashá – para la Asamblea de Jacob” (Deuteronomio 33:4). Mas no leas morashá sino meorasá – una mujer comprometida.

El que mantiene relaciones con su hermana en un sueño, puede aguardar a la sabiduría, porque está dicho: “Di a la sabiduría: Tú eres mi hermana” (Proverbios 7:4).

El que mantiene relaciones con una mujer casada en un sueño, se asegura que está destinado para el Mundo por Venir ya que significa que toma su parte y la de su prójimo en el Mundo por Venir. Pero estas palabras y esta enseñanza se aplican cuando no la conoce a la mujer que aparece en su sueño y no ha pensado en ella la noche anterior.

Otra serie de sueños:

Rabí Jia bar Aba dijo: El que ve trigo en un sueño, ha visto la paz, porque está dicho: “El que establece tus límites pacíficos, con la crema del trigo te sacia”.

El que ve cebada en un sueño, sus transgresiones lo han dejado, porque está dicho: “Tu trasgresión se ha ido y tu pecado será expiado” (Isaías 6:7).

Un hecho relacionado:

Rabí Zeira dijo: Yo no ascendí de Babilonia a la tierra de Israel hasta que vi cebada en un sueño.

Se continúa:

El que ve una viña cargada en un sueño, su esposa no parirá hijos muertos, porque está dicho: “Tu esposa será como una viña fructífera” (Salmos 128:3).

El que ve una rama de la viña en su sueño puede aguardar al Mesías, porque está dicho: “Él atará su burro a la viña, a la rama de la viña, su pollino” (Génesis 49:11), versículo relacionado con la llegada del Mesías.

El que ve una higuera en un sueño, su Torá estará cuidada en su interior, es decir, no olvidará su estudio, porque está dicho: “El cuidador de una higuera comerá su fruto” (Proverbios 27:18).

El que ve granadas en un sueño: si son pequeñas, su negocio será fructífero como una granada; si son grandes, su negocio se incrementará como una granada.

El que ve granadas partidas, si es un estudioso de la Torá puede aguardar a la Torá, porque está dicho: “Te daré de beber del vino especiado del jugo de mis granadas” (Cantar de los cantares 8:2), versículo relacionado con el estudio de la Torá. Si no es un estudioso de la Torá – am haaretz -, puede aguardar a los preceptos, porque está dicho: “Como un trozo de granada son tus templos – rakatej” Cantar de los cantares 4:3): ¿Qué significa rakatej? Que hasta los vacíos – reikanim – entre vosotros están tan llenos de preceptos tal como una granada está llena de frutos.

http://www.judaismovirtual.com

Los sueños según el Talmud (IV)

Más sobre los sueños:

Ben Dama, el hijo de la hermana de Rabí Ishmael, le preguntó a Rabí Ishmael: Vi en mi sueño que ambas mandíbulas mías se caían. Le dijo Rabí Ishmael: Dos nobles romanos han tramado el mal contra ti, pero han muerto.

Más sueños:

Bar Kapara le dijo a Rabí: Vi en mi sueño que mi nariz se me salía. Le dijo: La ira divina se ha ido de ti.

Vio otro sueño y le dijo: Vi que mis dos manos habían sido cortadas. Le dijo Rabí: No necesitarás del trabajo de tus manos pues enriquecerás.

Vio otro sueño y le dijo: Vi que mis dos piernas me eran cortadas. Le dijo Rabí: Tú montarás a caballo.

Vio otro sueño y le dijo Bar Kapara a Rabí: Vi que me decían: En el mes de Adar morirás y no verás el mes siguiente, Nisán. Le dijo: Morirás con gloria – adruta – y no serás puesto a prueba – nisaión.

Un relato:

Un cierto saduceo le dijo a Rabí Ishmael: Vi en mi sueño que yo vertía aceite sobre las aceitunas. Le dijo refiriéndose al saduceo mismo, aunque en tercera persona: Él ha mantenido relaciones con su madre.

El saduceo tuvo otro sueño y le dijo: Vi que arranqué para mí una estrella. Le dijo: Un integrante de Israel has robado y secuestrado.

Tuvo otro sueño y le dijo: Vi que tragué una estrella. Le replicó: Has vendido al miembro de Israel que robaste, y usaste su dinero, es decir, el que obtuviste por su venta.

Tuvo otro sueño y le dijo: Vi que mis ojos se tocaban uno al otro. Le dijo: Él ha mantenido relaciones con su hermana.

Tuvo otro sueño y le dijo: Vi que besaba la luna. Le dijo: Él ha mantenido relaciones con la esposa de un miembro de Israel.

Tuvo otro sueño y le dijo: Vi que pisaba la sombra de un mirto. Le dijo: Él ha mantenido relaciones con una joven comprometida.

Tuvo otro sueño y le dijo: Vi la sombra sobre mí y él, es decir, yo, estaba debajo de mí. Le dijo: Tu relación íntima con la joven comprometida fue inversa.

Tuvo otro sueño y le dijo: Vi cuervos rodeando mi lecho. Le dijo: Tu esposa se ha prostituído con muchos hombres.

Tuvo otro sueño y le dijo: Vi palomas rodeando mi lecho. Le dijo: Muchas mujeres has impurificado.

Tuvo otro sueño y le dijo: Vi que sostenía a dos palomas y ellas intentaban volar. Le dijo: Tu te has casado con dos mujeres y las divorciaste sin el acta de divorcio – get.

Tuvo otro sueño y le dijo: Vi que estaba pelando huevos. Le dijo: Tú has desnudado cadáveres. Le dijo el saduceo: Todas las acusaciones que describiste existen en mi y las cometí, excepto esta última que no.

Sin embargo, mientras tanto, una mujer vino y le dijo: La túnica que te cubre pertenece a cierto hombre que murió y que tu quitaste de él.

Tuvo otro sueño y le dijo: Vi que me decían: Tu padre te ha dejado propiedades en Capadocia. Le dijo Rabí Ishmael: ¿Tú tienes propiedades en Capadocia? Le dijo: No. Preguntó Rabí Ishmael: ¿Fue tu padre a Capadocia antes de su muerte? Le dijo: No. Rabí Ishmael le dijo: Entonces, si no tienes bienes allí y tu padre tampoco murió en esta ciudad, cabe interpretar este nombre, Capadocia, del siguiente modo: kapa significa “viga” en persa y en griego, y la palabra deka significa “diez” en griego. Es decir, ve y mira la viga que está a la cabeza de diez, porque está llena de zuzim, es decir, monedas. El saduceo fue, y encontró que estaba llena de zuzim.

Más acerca de los sueños:

Rabí Janina dijo: El que ve un pozo en un sueño contempla la paz, porque está dicho: “Los siervos de Isaac cavaron en el valle y allí hallaron un pozo de agua manantial” (Génesis 26:19).

Rabí Natán dice: El que ve un pozo en un sueño ha encontrado a la Torá, tal como está dicho: “Porque el que Me encuentra, encuentra la vida – jaím” (Proverbios 8:35), y está escrito aquí, con referencia al pozo del versículo citado: “un pozo de agua manantial” – literalmente: un pozo de agua viva – jaím.
Rava dijo: El que ve un pozo en un sueño encuentra concretamente vida.

Más sobre los sueños y la paz:

Rabí Janán dijo: Hay tres sueños que presagian la paz. El que ve un río, un pájaro y una olla. Un río, porque está escrito: ¡He aquí que extenderé hacia ella como un río de paz” (Isaías 66:12). Un pájaro, porque está escrito: “Como pájaros que vuelan, así El Eterno, Señor de legiones, protege a Jerusalén” (Isaías 31:5). Una olla, como está escrito: “El Eterno, coloca en nosotros la paz” (Isaías 26:12).

Comentario:

Rabí Janina dijo: Y la enseñanza anterior se refiere cuando en el sueño ve una olla que no tiene carne dentro de ella, porque está escrito sobre la olla que contiene carne: “y los has tajado como eso que está en la cacerola, y como la carne en un caldero” (Miqueas 3:3).

Más sobre los sueños:

Rabí Iehoshua ben Levi dijo: El que ve un río en un sueño, debe levantarse y decir: ¡He aquí que extenderé hacia ella como un río de paz” (Isaías 66:12), antes que otro versículo con connotación negativa se le anticipe: “Porque llegará como un río angosto” (Isaías 59:19).

El que ve un pájaro en un sueño debe levantarse y decir: “Como pájaros que vuelan, así El Eterno, Señor de legiones, protege a Jerusalén” (Isaías 31:5), antes que otro versículo con connotación negativa se le anticipe: “Como un pájaro que vaga desde su nido…” (Proverbios 27:8).

El que ve una olla en un sueño debe levantarse y decir: “El Eterno, coloca en nosotros la paz” (Isaías 26:12), antes que otro versículo con connotación negativa se le anticipe: “Pon la olla, ponla” (Ezequiel 24:3).

El que ve uvas en un sueño debe levantarse y decir: “Como uvas en el desierto encontré a Israel” (Oseas 9:10), antes que otro versículo con connotación negativa se le anticipe: “Sus uvas son uvas de amargura” (Deuteronomio 32:32).

El que ve una montaña en un sueño debe levantarse y decir: “Cuán placenteros serán los pasos del mensajero sobre las montañas” (Isaías 52:7), antes que otro versículo con connotación negativa se le anticipe: “Sobre las montañas elevaré llanto y lamentación” (Jeremías 9:9).

El que ve un shofar en un sueño debe levantarse y decir: “Será en ese día que se hará sonar un gran shofar” (Isaías 27:13), antes que otro versículo con connotación negativa se le anticipe: “Haced sonar un shofar en Giba” (Oseas 5:8).

El que ve un perro en un sueño debe levantarse y decir: “Pero contra los Hijos de Israel ningún perro afiló su lengua” (Éxodo 11:7), antes que otro versículo con connotación negativa se le anticipe: “Y los perros son voraces” (Isaías 56:11).

El que ve un león en un sueño debe levantarse y decir: “Un león ha rugido; ¿quién no temerá?” (Amos 3:8), antes que otro versículo con connotación negativa se le anticipe: “El león ha dejado su guarida” (Jeremías 4:7).

El que ve el acto de afeitarse en un sueño debe levantarse y decir: “Se afeitó y cambió sus ropas” (Génesis 41:14), antes que otro versículo con connotación negativa se le anticipe: “Si hubiera sido afeitado mi fuerza me habría abandonado” (Jueces 16:17).

El que ve un pozo de agua manantial en un sueño debe levantarse y decir: “Un pozo de agua manantial” (Génesis 26:19), antes que otro versículo con connotación negativa se le anticipe: “Como de un pozo emergen aguas así emerge su maldad” (Jeremías 6:7).

El que ve una caña en un sueño debe levantarse y decir: “Una caña quebrada no romperá” (Isaías 42:3), antes que otro versículo con connotación negativa se le anticipe: “¡He aquí! Has confiado en el apoyo de esta caña quebrada” (Isaías 36:6).

Una enseñanza relacionada:

Los sabios enseñaron en la baraita: El que ve una caña – kané – en un sueño debe aguardar recibir la sabiduría, tal como está dicho: “Adquiere – kne – sabiduría” (Proverbios 4:5), versículo en el que existe una similitud fonética entre la palabra “caña” y la expresión “adquiere”. Si ve cañas debe aguardar recibir entendimiento, tal como está dicho: “Y en todas tus adquisiciones, adquiere entendimiento” (Proverbios 4:7). Es decir, la expresión “adquiere” se relaciona con una caña y “adquisiciones” con muchas cañas.

Otra enseñanza relacionada:

Rabí Zeira dijo: Una calabaza – kara -, un corazón de palmera – kora -, cera – kira -, y una caña – kania -, todos son favorables en un sueño.

Otra enseñanza relacionada:

Fue enseñado en la baraita: No se le muestra calabazas sino a quien teme al Cielo con toda su fuerza.

Se agrega:

El que ve a un buey en un sueño debe levantarse y decir: “Su soberanía es como un primogénito de buey” (Deuteronomio 33:17), antes que otro versículo con connotación negativa se le anticipe: “Si un buey corneara a un hombre” (Éxodo 21:28).

Otra enseñanza relacionada:

Los sabios enseñaron en la baraita: Cinco cosas fueron dichas acerca del que sueña con un buey: El que come de su carne será rico. Si sueña que el buey lo corneó, tendrá hijos que se cornearán figurativamente en el estudio aguzado de la Torá. Si sueña que el buey lo mordió, le sobrevendrán sufrimientos. Si soñó que el buey lo pateó, un largo camino le espera por delante. Si soñó que cabalgó sobre él, se elevará en grandeza.

Pregunta:

Pero he aquí que fue enseñado en la baraita: “Si cabalgó sobre él, morirá”.

Respuesta:

No es difícil de entender. Esta enseñanza que lo interpreta de modo positivo, se refiere a que él está cabalgando sobre el buey. Mientras que esta otra enseñanza que lo interpreta de modo negativo, se refiere a que el buey cabalga sobre él.

Otra enseñanza:

El que ve un burro en un sueño puede aguardar la salvación, tal como está dicho: “He aquí que tu rey vendrá hacia ti, justo y victorioso es él, humilde y cabalgando sobre un burro” (Zacarías 9:9).

Los sueños según el Talmud (III)

Más sobre sueños:

Y Rabí Iojanán dijo: Tres tipos de sueños se cumplen: El sueño matutino; y el sueño que su amigo soñó acerca de él; y el sueño que está interpretado dentro de un sueño. Y hay quien dice: También el sueño que fue repetido, tal como está dicho con relación a los sueños del Faraón: “Respecto a la repetición del sueño al Faraón en dos veces, ellos se debe a que el asunto se encuentra preparado frente a Dios, y Dios Se apresura a llevarlo a cabo” (Génesis 41:32).

Rabí Shmuel bar Najmani dijo en el nombre de Rabí Ionatán: No se le muestra a una persona en sus sueños sino nada más que el contenido de sus propios pensamientos diurnos, tal como está dicho: “Tú, oh Rey, tus pensamientos subieron a ti mientras estabas en tu cama” (Daniel 2:29). Y si quieres te diré que se aprende de aquí: “Los pensamientos de tu corazón conocerás” (ídem).

Una enseñanza similar:

Rava dijo: Debes saber que a una persona nunca se le muestra en sueño lo que trasciende los límites de su realidad diurna: no una palmera de oro, y no un elefante entrando por el ojo de una aguja. (56a)

Un incidente relacionado:

El César, el emperador romano, le dijo a Rabí Iehoshúa, el hijo de Rabí Janania: Vosotros decís que sois muy sabios. Como una prueba de esto, dime qué veré en mi sueño esta noche. Rabí Iehoshúa le dijo: Verás que los persas te pondrán a trabajar al servicio de su rey y te forzarán a pastorear animales inmundos con un báculo de oro. Al escuchar semejantes cosas, el César pensó el día entero en esto y a la noche vio en sueños lo que Rabí Iehoshúa le dijera.

Un hecho similar:

El rey Shavur le dijo a Shmuel: Vosotros decís que sois muy sabios. Como una prueba de esto, dime qué veré en mi sueño esta noche. Shmuel le dijo: Verás que vienen los romanos y te toman cautivo y te forzarán a moler huesos de dátiles con un molino de oro. Al escuchar semejantes cosas, el rey pensó el día entero en esto y a la noche vio en sueños lo que Shmuel le dijera.

Los sueños de Abaie y Rava:

Bar Hedia era un intérprete de sueños. A quien le pagaba, le interpretaba el sueño para bien, y a quien no le pagaba, le interpretaba el sueño para mal. En cierta ocasión Abaie y Rava soñaron un mismo sueño. Abaie le dio un zuz a Bar Hedia para que le interpretara su sueño y Rava no le dio nada. Le dijeron: En nuestro sueño nos leyeron el versículo: “Tu buey será degollado delante de tus ojos pero no comerás de él” (Deuteronomio 28:31). A Rava le dijo: tu negocio fracasará y debido a la pena de tu corazón, no querrás comer. Y a Abaie le dijo: Tu negocio dará provecho y debido a tu alegría de corazón no querrás comer.

Tuvieron otro sueño y le dijeron: En nuestro sueño nos leyeron el versículo: “Darás a luz hijos e hijas pero ellos no serán tuyos porque irán en cautiverio” (Deuteronomio 28:41). A Rava le dijo: Su mal sentido, es decir, que tus hijos serán tomados en cautiverio, se cumplirá en ti, y a Abaie le dijo: Tus hijos e hijas se multiplicarán; tus hijas se casarán con extranjeros y solo te parecerá como si se hubieran ido en cautiverio.

Tuvieron otro sueño y le dijeron: Nos leyeron el versículo: “Tus hijos e hijas serán dados a otro pueblo” (Deuteronomio 28:32). A Abaie le dijo: Tus hijos e hijas serán numerosos. Tú dirás que se casen con tus parientes, y ella, tu esposa, dirá que se casen con sus parientes. Y ella te forzará y los darás a sus parientes, lo que, en cierta medida, es como “otro pueblo”. A Rava le dijo: Tu esposa morirá, te volverás a casar, y tus hijos e hijas vendrán a las manos de otra mujer. Porque Rava dijo en el nombre de Rabí Irmia bar Aba, en el nombre de Rav: ¿Qué significa lo escrito: “Tus hijos e hijas serán dados a otro pueblo”? Se refiere a la esposa del padre, es decir, una madrastra.

Tuvieron otro sueño y le dijeron: En nuestro sueño nos leyeron el versículo: “Ve, come tu pan con alegría” (Eclesiastés 9:7). A Abaie le dijo: Tu negocio prosperará y comerás y beberás, y en la alegría de tu corazón pronunciarás el versículo. A Rava le dijo: Tu negocio fracasará, matarás un animal para comer carne pero no comerás ni beberás, y pronunciarás ese versículo para mitigar tu ansiedad.

Tuvieron otro sueño y le dijeron: Nos leyeron el versículo: “Mucha simiente dará el campo, pero cosecharás poco porque la langosta lo devastará” (Deuteronomio 28:38). A Abaie le dijo su interpretación solo de la primera parte del versículo y a Rava le dijo su interpretación de la última parte del versículo.

Tuvieron otro sueño y le dijeron: Nos leyeron el versículo: “Tendrás olivos en todos tus confines pero no te untarás con aceite porque las aceitunas caerán antes de tiempo de los olivos” (Deuteronomio 28:40). A Abaie le dijo su interpretación solo de la primera parte del versículo y a Rava le dijo su interpretación de la última parte del versículo.

Tuvieron otro sueño y le dijeron: Nos leyeron el versículo: “Entonces todos los pueblos de la tierra verán que el nombre de El Eterno es proclamado sobre ti y te temerán” (Deuteronomio 28:10). A Abaie le dijo: Tu nombre se difundirá porque llegarás a ser el director de una academia de estudios – Rosh Ieshivá – y el mundo te temerá. A Rava le dijo: El tesoro del rey será despojado y serás arrestado como si realmente tú fueras el ladrón. Y todos, a partir de ti, aplicarán el método de inferencia del más débil al más fuerte – kal vajomer -, y dirán que si tú eres sospechoso sin base alguna, mucho más entonces ellos, y temerán por ti. Y al día siguiente el tesoro del rey fue despojado y vinieron y arrestaron a Rava.

Tuvieron otro sueño y le dijeron: Vimos una lechuga sobre la boca de una cuba. A Abaie le dijo: Tu negocio, es decir, tu mercadería, se duplicará como la lechuga, y a Rava le dijo: Tu negocio, es decir, tu mercadería, se tornará amargo como la lechuga.

Tuvieron otro sueño y le dijeron: Vimos carne sobre la boca de una cuba. A Abaie le dijo: Tu vino será aromático y todos te vendrán a comprar carne y vino. A Rava le dijo: Tu vino se tornará agrio y todos vendrán a comprar carne para comerla con él.

Tuvieron otro sueño y le dijeron: Vimos un barril que colgaba de una palmera. A Abaie le dijo: Tu negocio crecerá como una palmera. A Rava le dijo: Tu negocio será dulce como los dátiles de una palmera, es decir, que venderás tu mercadería a un precio muy barato.

Tuvieron otro sueño y le dijeron: Vimos una granada brotando de la boca de una cuba. A Abaie le dijo: Tu negocio, es decir, tu mercadería, será caro como una granada y tu ganancia se multiplicará. A Rava le dijo: Tu negocio, es decir, tu mercadería, será agrio como una granada y todos lo despreciarán.

Tuvieron otro sueño y le dijeron: Vimos un barril que cayó en un pozo. A Abaie le dijo: Tu negocio, es decir, tu mercadería, tendrá mucha demanda, tal como el que dice: “El pan ha caído en un pozo y no se encuentra”. A Rava le dijo: Tu negocio, es decir, tu mercadería, será arruinado y arrojado en un pozo.

Tuvieron otro sueño y le dijeron: Vimos un burro joven que estaba parado cerca de nuestras cabezas rebuznando. A Abaie le dijo: Serás un rey, es decir, el director de la academia de estudios – Rosh Ieshivá, y un declamador se parará a tu lado para pronunciar en voz alta tus enseñanzas. Y a Rava le dijo: Las palabras hebreas peter jamor – el burro primogénito –, que figuran en una de las cuatro secciones de la Torá que se escriben en las filacterias de la cabeza, están borradas en las filacterias – tefilín – de tu cabeza. Al escuchar esta afirmación, Rava le dijo: ¡Yo mismo lo he visto y esta expresión hebrea está! Bar Hedia le dijo: La letra hebrea vav en las palabras peter jamor ciertamente se han borrado de tus filacterias.

Sueños de Rava:

Finalmente Rava fue solo a lo de él, es decir, a los de Bar Hedia, para que le interpretara sus sueños. Rava le dijo: Vi que la puerta exterior de mi casa se había caído. Le dijo: Tu esposa, que protege tu casa, morirá.

Rava tuvo otro sueño y le dijo: Vi que mis muelas y mis dientes delanteros se habían caído. Le dijo: Tus hijos e hijas morirán.

Rava tuvo otro sueño y le dijo: Vi dos palomas volando. Le dijo: Te divorciarás de dos esposas.

Rava tuvo otro sueño y le dijo: Vi dos cabezas de nabo. Le dijo: Recibirás dos garrotazos. Y precisamente ese día Rava fue y se sentó en la casa de estudio el día entero y encontró dos personas ciegas que se golpeaban una a la otra. Rava fue a separarlos y ellos le dieron dos golpes. Cuando levantaron el palo para proporcionarle otro golpe, Rava dijo: ¡Me es suficiente! Solo dos cabezas de nabo vi en mi sueño.

Más sueños de Rava:

Al final, Rava vino y le dio un pago a Bar Hedia para que continuara interpretándole los sueños. Después Rava le dijo: Vi una pared que se derrumbó. Le dijo: Adquirirás propiedades sin límite.

Tuvo otro sueño y le dijo: Vi que la mansión de Abaie había caído y me cubrí en su polvo. Le dijo: Abaie morirá y su academia vendrá a ti y serás el director de la misma.

Tuvo otro sueño y le dijo: Vi que mi mansión caía y todos venían y tomaban cada ladrillo y ladrillo. Le dijo: Tus enseñanzas se esparcirán a través del mundo.

Tuvo otro sueño y le dijo: Vi mi cabeza dividirse y mi cerebro caer. Le dijo: Las plumas se saldrán de la almohada.

Tuvo otro sueño y le dijo: El Halel Egipcio – conjunto de salmos – me era recitado en mi sueño. Le dijo: Te sucederán milagros.

Un relato:

Bar Hedia estaba viajando junto con él, Rava, en un bote. Dijo: ¿Para qué estar junto a un hombre a quien le sucederá un milagro? Tal vez se hunda el bote y él se salvará. Mientras desembarcaba se le cayó un libro. Rava lo encontró y vio que estaba escrito en él: “Todos los sueños van detrás de la boca de quien los interpreta”. Entonces Rava le dijo: ¡Malvado! ¡La interpretación de mis sueños dependía de ti y tú los interpretaste para mal y me causaste tanto dolor! Por todo te perdono excepto por la hija de Rav Jisda, mi esposa, que murió de acuerdo con tu interpretación de uno de mis sueños. ¡Sea la voluntad de Dios que este hombre sea entregado a un régimen que no tenga piedad de él!

Al escucharlo, Bar Hedia dijo: ¿Qué haré? Tenemos la tradición de que la maldición de un sabio, aun gratuita, ha de llegar y cumplirse, y mucho más tratándose de Rava, que me maldijo justificadamente. Dijo: Me levantaré e iré al exilio, porque dijo el maestro en la baraita: El exilio expía el pecado.

Se levantó y se exilió en la casa de los romanos, es decir, Roma, y fue y se sentó en la puerta del Principal Guardián del Tesoro Real. El Principal Guardián del Tesoro Real vio un sueño y le dijo: Vi en el sueño que una aguja se insertaba en mi dedo. Bar Hedia le dijo: Dame un zuz para que te interprete el sueño, pero no le dio un zuz. Entonces no le dijo nada acerca de su primer sueño. Luego le dijo el Guardián: Vi un gusano que se había posado sobre dos de mis dedos. Bar Hedia le dijo: dame un zuz pero no le dio un zuz y entonces nuevamente no le dijo nada acerca de este segundo sueño. Luego el Guardián le dijo: Vi un gusano que se había posado sobre toda mi mano. Bar Hedia le dijo: Los gusanos se han posado sobre todas las vestimentas de seda del palacio real, que estaban a cargo del Guardián.

En la casa del Rey lo escucharon y lo trajeron al Principal Guardián del Tesoro Real. Mientras se preparaban para matarlo, les dijo: ¿Por qué a mí? Traed al que lo sabía pero no dijo absolutamente nada. Entonces trajeron a Bar Hedia y le dijeron: ¡Por tu zuz se han destruido (56b) las vestimentas de sedas del rey!

Ataron dos cedros cercanos con una soga y ataron una de sus piernas a un cedro y una de sus piernas al otro cedro. Y entonces desataron la soga que unía a los cedros hasta que su cabeza se partió. Cada uno de los cedros volvió a su lugar, y se partió y cayó partido en dos.

Los sueños según el Talmud (II)

Más sobre los sueños:

Rav Huna bar Ami dijo lo siguiente en el nombre de Rabí Pedat, quien a su vez lo dijo en el nombre de Rabí Iojanán: El que ve un sueño y su alma está angustiada, debe ir y hacerlo interpretar en presencia de tres personas.

Pregunta: ¿Debe hacerlo interpretar? Pero he aquí que Rav Jisda dijo: Un sueño que no ha sido interpretado es como una carta que no ha sido leída, lo cual aparentemente indicaría que es preferible no hacerlo interpretar.

Respuesta: Antes bien, di: El que ve un sueño y su alma está angustiada, debe hacerlo interpretar para bien en presencia de tres personas.

Explicación: Que traiga tres personas y les diga: “He visto un buen sueño”. Y que ellos le digan: “Es bueno, y bueno será. Que el Misericordioso lo transforme en bueno. Que sea decretado sobre ti siete veces por el Cielo que es bueno, y será bueno”.
Y que luego digan tres versículos de transformación, del mal en bien, y tres versículos de redención y tres versículos de paz.

Los tres versículos de transformación son los siguientes: “Has transformado mi lamento en danza para mí; has desatado mi cilicio y ceñido de alegría” (Salmos 30:12); “Entonces la doncella se regocijará con danza y los jóvenes y ancianos se unirán; y transformaré su duelo en alegría” (Jeremías 31:12); “Pero El Eterno, tu Dios, no quiso escuchar a Balaam, y te transformó El Eterno, Tu Dios, la maldición en bendición” (Deuteronomio 23:6).

Los tres versículos de redención son los siguientes, tal como está escrito: “Redimió mi alma en paz de la batalla contra mí” (Salmos 55:19); “Y los redimidos por Dios retornarán… y vendrán a Sión con canciones y regocijo eterno” (Isaías 35:10); “Y el pueblo le dijo a Saúl: ¿Morirá Ionatán quien ha logrado esta salvación para Israel?” (1 Samuel 14:45).

Los tres versículos de paz son los siguientes, tal como está escrito: “Yo crearé un dicho de los labios – un lenguaje renovado: “Paz, paz para el lejano y el cercano”, dijo El Eterno, y yo lo sanaré” (Isaías 57:19); “Un espíritu revistió a Amasai… Paz, paz sobre ti y paz sobre quienes te asisten” (1 Crónicas 12:19); “Y dicen: ¡Así vivirás el año entrante! La paz sea contigo, la paz sea sobre tu casa…” (1 Samuel 25:6).

Un hecho relacionado:

En cierta ocasión Ameimar, y Mar Zutra y Rav Ashi estaban sentados juntos. Dijeron: Que diga cada uno de nosotros algo que sus colegas no hayan escuchado nunca. Uno de ellos comenzó y dijo: El que ha visto un sueño pero no sabe qué es lo que ha visto, debe presentarse ante los sacerdotes -kohanim – en el momento que ellos extienden sus manos para bendecir al pueblo durante el rezo y debe decir así: “¡Señor del Universo! Yo soy Tuyo y mis sueños son Tuyos. He soñado un sueño pero no sé lo que es, es decir, desconozco su significado. Tanto si yo soñé sobre mí mismo, o si mis compañeros soñaron sobre mí, o si he soñado acerca de otros; si son buenos estos sueños, fortalécelos y fortifícalos como los sueños de José. Pero si requieren curación porque se trata de malos sueños, cúralos como las aguas de Mará a través de la mano de Moisés, nuestro maestro, y como curaste a Miriam de su lepra, y como curaste a Jizkia de su enfermedad y como curaste a las aguas de Jericó a través de Eliseo – Elishá. Y así como transformaste la maldición del malvado Balaam en una bendición, así transforma todos mis sueños sobre mí para bien”. Y termina junto con los sacerdotes, cuando la congregación responde “Amén”. Y si no puede hacerlo coincidir y termina antes, que diga así: “¡Poderoso en las alturas, Él Que vive en poder! ¡Tú eres Paz y Tu Nombre es Paz! Sea Tu voluntad que Tú nos otorgues paz”.

Una vez que el primer sabio concluyó, comenzó otro sabio y dijo: El que entra a una ciudad y teme al mal de ojo, debe tomar el pulgar de su mano derecha con su mano izquierda, y el pulgar de su mano izquierda con su mano derecha, y decir así: Yo, fulano hijo de mengano, provengo de la progenie de José sobre la que el mal de ojo no tenía dominio, tal como está dicho: “Un hijo fructífero es José, un hijo encantador a los ojos – alei ain” (Génesis 49:22), mas no leas y pronuncies alei ain sino olei ain, por encima de la influencia del ojo. Rabí Iose, el hijo de Rabí Janina dijo que esta enseñanza puede aprenderse de aquí: “y puedan ellos – los hijos de José – proliferar abundantemente como peces en la tierra” (Génesis 48:16): así como a los peces en el mar las aguas los cubren y el mal de ojo no tiene dominio sobre ellos, así también la progenie de José: El mal de ojo no tiene poder sobre ellos.

Y si la persona teme de su propio mal de ojo, entonces que mire el borde de su fosa nasal izquierda.

Una vez que el segundo sabio concluyó, comenzó otro sabio, el tercero, y dijo: El que se enferma, el primer día no debe revelarlo para no empeorar su suerte – mazal. De aquí en adelante, puede revelarlo.

Un hecho relacionado:

Como eso que hacía Rava, que cuando enfermaba, el primer día no lo revelaba. De ahí en adelante, él decía a su sirviente: Sal y anuncia que Rava está enfermo. Que aquel que me aprecia, suplique por mí misericordia. Y aquel que me odia se alegre por mí y con esto también me ayudará, porque está escrito: “Cuando tu enemigo cae, no te alegres, y cuando tambalea, que tu corazón no se regocije; no sea que El Eterno vea y sea desagradable a Sus ojos y quite Su ira de él” (Proverbios 24:17).

Más sobre los sueños:

Shmuel, cuando veía un mal sueño, decía: “Los sueños dicen lo vano” (Zacarías 10:2), y cuando veía un buen sueño, decía modificando el sentido y la entonación: “Pero ¿los sueños dicen lo vano?”. Pero he aquí que está escrito: “En un sueño, Yo, Dios, le hablaré” (Números 12:6). Es decir, no todo en el sueño es vano.

Pregunta: Rava presentó una aparente contradicción: Está escrito en un versículo: “En un sueño, Yo, Dios, le hablaré” (Números 12:6) y está escrito en otro versículo: “Los sueños dicen lo vano” (Zacarías 10:2).

Respuesta: No es difícil de entender. Aquí, en el primer caso, el sueño es enviado por medio de un ángel. Y allí, en el segundo caso, el sueño es enviado por medio de un demonio.

Una enseñanza:

Rabí Bizna bar Zavda dijo en el nombre de Rabí Akiva, quien dijo en el nombre de Rabí Panda, quien dijo en el nombre de Rav Najum, quien dijo en el nombre de Rabí Biraim, en el nombre de cierto anciano – ¿y quién es ese anciano? Rabí Banaá-: Veinticuatro intérpretes de sueños había en Jerusalén. En cierta ocasión soñé un sueño y fui a cada uno de ellos, y lo que éste me interpretó no era lo que éste me interpretó. Sin embargo, todas estas diferentes interpretaciones se me realizaron. Y esto que me sucedió fue para cumplir lo dicho: “Todos los sueños van detrás de la boca que los interpreta”.

Pregunta: ¿Acaso lo dicho acerca de que “todos los sueños van detrás de la boca que los interpreta” es un versículo bíblico?

Respuesta: Sí, se basa en un versículo bíblico, y tal como eso que enseñó Rabí Elazar. Porque Rabí Elazar dijo: ¿De dónde aprendemos que “todos los sueños van detrás de la boca que los interpreta”? Porque está dicho en referencia a José y los sueños del Faraón: “Y fue que, tal como lo interpretó para nosotros, así sucedió” (Génesis 41:13).

Aclaración: Rava dijo: Pero esto se cumple cuando interpreta algo relacionado con lo soñado, tal como está dicho: “A cada uno interpretó en concordancia con su sueño” (Génesis 41:13).

Más sobre José y los sueños:

El versículo establece: “El jefe de los panaderos vio que había interpretado bien” (Génesis 40:16) el sueño del jefe de coperos. Mas, ¿de dónde sabía él que la interpretación era correcta? Rabí Elazar dijo: Esto enseña que a cada uno de ellos le mostraron en su sueño la interpretación del sueño de su compañero.

Otra enseñanza:

Rabí Iojanán dijo: Si se despertó y es como si un versículo bíblico cayó en su boca, he aquí que se trata de una profecía menor.

Los sueños según el Talmud (I)

Rav Jisda dijo: Es preferible cualquier sueño, pero no un sueño en el que la persona se ve a sí mismo en medio de un ayuno, ya no se trata de un buen sueño.

Y Rav Jisda dijo: Un sueño que no ha sido interpretado es como una carta que no ha sido leída, es decir, su contenido no puede ser considerado bueno o malo, ya que el sueño depende de su interpretación.

Y Rav Jisda dijo: Ni un sueño positivo se cumple en su totalidad, ni un sueño negativo se cumple en su totalidad.

Y Rav Jisda dijo: Un mal sueño es mejor que un buen sueño ya que lleva a la persona a reflexionar y ha modificar su camino.

Y Rav Jisda dijo: Con respecto a un mal sueño, su tristeza, es decir, la que provoca al hombre un sueño de este tipo, le basta a éste como castigo suficiente; con respecto a un buen sueño, su alegría, es decir, la alegría que provoca al hombre, le basta a éste como recompensa.

Enseñanza similar:

Rav Iosef dijo: Aun para mí, que soy ciego, un buen sueño se anula por su alegría, es decir, la alegría que me provoca es la recompensa y, entonces, el sueño queda anulado.

Más sobre los sueños:

Y Rav Jisda dijo: Un mal sueño es peor que un latigazo, tal como está dicho: “Y Dios ha hecho que temieran ante Él” (Eclesiastés 3:14). Y dijo sobre este versículo Raba bar bar Jana en el nombre de Rabí Iojanán: Esto se refiere a un mal sueño.

Encontramos en el libro del profeta Jeremías la siguiente afirmación: “El profeta que tiene un sueño, cuenta un sueño; pero el que tiene Mi palabra, habla Mi palabra de verdad. ¿Cómo puede compararse la paja con el trigo? Así dice El Eterno” (23:28). ¿Y qué tienen de relevantes la paja y el trigo en un sueño? Antes bien, Rabí Iojanán dijo en el nombre de Rabí Shimon ben Iojai: Así como es imposible hallar trigo sin paja, así también es imposible tener un sueño sin asuntos vanos.

Rabí Berejia dijo: Un sueño, aunque parte de él se cumple, en su totalidad no se cumple.

Pregunta: ¿De dónde aprendemos esta enseñanza?

Respuesta: De José, porque está escrito: “Y he aquí el sol y la luna y once estrellas se inclinaban ante mí” (Génesis 37:9), es decir, su padre, su madre, y sus once hermanos. (55b) Y, sin embargo, en aquella hora su madre no estaba viva.

Rabí Levi dijo: Siempre una persona debe esperar el cumplimiento de un buen sueño incluso durante veintidós años. ¿De dónde se aprende? De los sueños de José, que no se cumplieron sino veintidós años después. Porque está escrito al momento de soñar: “Estas son las crónicas de Jacob: José a la edad de diecisiete años…” (Génesis 37:2). Y está escrito después, acerca del momento en el que José interpreta los sueños del Faraón: “Y José tenía treinta años cuando se halló frente al Faraón…” (Génesis 41:46). ¿Cuántos años hay desde diecisiete hasta treinta? Trece años. Y siete años de abundancia y dos años de hambruna, he aquí veintidós años hasta que sus sueños se cumplieron.

Más sobre los sueños:

Rav Huna dijo: A una buena persona no se le muestra un buen sueño sino una malo, para que se preocupe, no transgreda, y que la tristeza que el mismo le produce le sirva de expiación; y a una mala persona no se le muestra un mal sueño sino uno bueno, para que se alegre vanamente.

Enseñanza similar:

También fue enseñado así en la baraita: En todos los años de David, el Rey, no vio un buen sueño, y en todos los años de Ajitofel no vio un mal sueño.

Pregunta:

Pero he aquí que está escrito sobre la persona justa: “Ningún mal te sobrevendrá” (Salmos 91:10). Y Rav Jisda dijo en el nombre de Rav Irmia bar Aba: Esto se refiere a que no te confundirán ni malos sueños ni malos pensamientos. Y el final del versículo: “ni ninguna plaga se acercará a tu tienda”, se refiere a que no encontrarás a tu esposa en un estado dudoso de impureza ritual – nidá – cuando regresas de tu camino. Y lo aquí enseñado se presenta como una aparente contradicción con lo expresado anteriormente por Rav Huna.

Respuesta:

Antes bien: Él, la persona justa, no lo ve al mal sueño, pero otros lo ven a él involucrado en un mal sueño. De este modo debemos entonces entender la enseñanza de Rav Huna.

Pregunta:

¿Pero si no lo ve al mal sueño es bueno para él? Ya que esto implicaría que no ve ningún sueño, ni bueno ni malo. Y he aquí que Rabí Zeira dijo: Todo el que durante siete días duerme sin tener un sueño es considerado un malvado, tal como está dicho: “Quien lo tenga vivirá satisfecho – savea -, no será visitado por el mal” (Proverbios 19:23). No leas el término hebreo según la puntuación de savea sino sheva, siete.

Respuesta:

Antes bien, esto dijo Rav Huna: Se refiere a que la persona justa ve buenos sueños pero al despertar no sabe qué ha visto ni lo recuerda.