El ayuno de Guedaliá: Los motivos y razones por las cuales ayunamos el día posterior a Rosh Hashaná.


MAÑANA DOMINGO 2 DE OCTUBRE DE 2011 ES EL AYUNO DE GUEDALIÁ. DESDE POCO ANTES DEL AMANECER HASTA LA SALIDA DE LAS ESTRELLAS.

En la Biblia (Zacarías 7:5), se hace referencia a éste como “el ayuno del séptimo”, ya que es observado en Tishrei, el séptimo mes contando a partir de Nisán. Si Rosh HaShaná resulta ser un jueves y un viernes, el ayuno que coincidiría con Shabat es postergado al domingo, el cuatro de Tishrei ya que los ayunos públicos —con la sola excepción de Iom Kipur— no se observan en Shabat.

El ayuno comienza al amanecer y se extiende hasta la aparición de las estrellas por la noche. En la repetición de la Amidá de Shajarit, el Jazán recita Aneinu (un párrafo especial que se agrega en los días de ayuno; ver Sidur, pág. 53). Se saca la Torá del Arón Kodesh (Arca), y se leen los pasajes de Vaijal (Exodo 32:1 1-14 y 34:1-10).

Este ayuno fue decretado por nuestros Sabios para conmemorar el asesinato de Guedaliá, el hijo de Ajikám, a manos de Ishmael, hijo de Netaniá, instigado por el Rey de Amón. Con la muerte de Guedaliá se extinguió la última llama de autonomía judía luego de la destrucción del primer Beit HaMíkdash. Miles de personas fueron masacradas, y aquellas que sobrevivieron fueron conducidas al exilio.

Cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, destruyó el Beit HaMíkdash, y condujo a los judíos al exilio, permitió que un remanente permaneciera en la Tierra de Israel, nombrando como gobernador a Guedaliá. Los judíos que habían escapado a Moav, Amón, Edóm y otros países vecinos, regresaron a la tierra y cultivaron las áreas que el rey babilónico les había asignado. Cuidaron los viñedos y gozaron de un nuevo respiro de su anterior opresión.

Pero la tregua fue demasiado breve. El rey de Amón era hostil y envidioso, y así fue que envió a Ishmael para que asesinara a Guedaliá.

En el mes de Tishrei, Ishmael salió al encuentro de Guedaliá en la ciudad de Mitzpá. Aunque Guedaliá había sido prevenido respecto de las intenciones de Ishmael, no creyó en los informes que recibió, considerándolos una calumnia. Guedaliá recibió a Ishmael y le rindió grandes honores. Ishmael asesinó a Guedaliá y a muchos de los judíos presentes, así como también a la guardia caldea que Nabucodonosor había asignado a su gobernador. Aquellos judíos que permanecían en la Tierra de Israel temieron la inevitable venganza del rey babilónico y huyeron a Egipto. Así, el remanente que había quedado en el país se dispersó y la tierra quedó desolada.

En conmemoración de estos trágicos acontecimientos, los Sabios establecieron “el ayuno del séptimo mes” en el día del asesinato de Guedaliá.

Algunos sostienen que Guedaliá fue asesinado el primer día de Tishrei y que el ayuno fue postergado hasta el tercer día ya que no tenemos permitido ayunar en esa fecha.

Nuestros Sabios señalan respecto de este ayuno (Rosh HaShaná 18b):

Esto nos enseña que la muerte de un justo equivale al incendio de la Casa de Di-s, ya que así como se decrete un ayuno en conmemoración de la destrucción del Beit HaMíkdash, así también se decrete un ayuno en conmemoración de la muerte de Guedaliá.

http://www.es.chabad.org/

Anuncios

HOY 12 DE SEPTIEMBRE DE 2010 ES TZOM GUEDALIA – AYUNO DE GUEDALIA

ESTE AYUNO SE EXTIENDE DESDE POCO ANTES DEL AMANECER HASTA DESPUES DE LA SALIDA DE LAS ESTRELLAS

En la Biblia (Zacarías 7:5), se hace referencia a éste como “el ayuno del séptimo”, ya que es observado en Tishrei, el séptimo mes contando a partir de Nisán. Si Rosh HaShaná resulta ser un jueves y un viernes, el ayuno que coincidiría con Shabat es postergado al domingo, el cuatro de Tishrei ya que los ayunos públicos —con la sola excepción de Iom Kipur— no se observan en Shabat.

El ayuno comienza al amanecer y se extiende hasta la aparición de las estrellas por la noche. En la repetición de la Amidá de Shajarit, el Jazán recita Aneinu (un párrafo especial que se agrega en los días de ayuno; ver Sidur, pág. 53). Se saca la Torá del Arón Kodesh (Arca), y se leen los pasajes de Vaijal (Exodo 32:1 1-14 y 34:1-10).

Este ayuno fue decretado por nuestros Sabios para conmemorar el asesinato de Guedaliá, el hijo de Ajikám, a manos de Ishmael, hijo de Netaniá, instigado por el Rey de Amón. Con la muerte de Guedaliá se extinguió la última llama de autonomía judía luego de la destrucción del primer Beit HaMíkdash. Miles de personas fueron masacradas, y aquellas que sobrevivieron fueron conducidas al exilio.

Cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, destruyó el Beit HaMíkdash, y condujo a los judíos al exilio, permitió que un remanente permaneciera en la Tierra de Israel, nombrando como gobernador a Guedaliá. Los judíos que habían escapado a Moav, Amón, Edóm y otros países vecinos, regresaron a la tierra y cultivaron las áreas que el rey babilónico les había asignado. Cuidaron los viñedos y gozaron de un nuevo respiro de su anterior opresión.

Pero la tregua fue demasiado breve. El rey de Amón era hostil y envidioso, y así fue que envió a Ishmael para que asesinara a Guedaliá.

En el mes de Tishrei, Ishmael salió al encuentro de Guedaliá en la ciudad de Mitzpá. Aunque Guedaliá había sido prevenido respecto de las intenciones de Ishmael, no creyó en los informes que recibió, considerándolos una calumnia. Guedaliá recibió a Ishmael y le rindió grandes honores. Ishmael asesinó a Guedaliá y a muchos de los judíos presentes, así como también a la guardia caldea que Nabucodonosor había asignado a su gobernador. Aquellos judíos que permanecían en la Tierra de Israel temieron la inevitable venganza del rey babilónico y huyeron a Egipto. Así, el remanente que había quedado en el país se dispersó y la tierra quedó desolada.

En conmemoración de estos trágicos acontecimientos, los Sabios establecieron “el ayuno del séptimo mes” en el día del asesinato de Guedaliá.

Algunos sostienen que Guedaliá fue asesinado el primer día de Tishrei y que el ayuno fue postergado hasta el tercer día ya que no tenemos permitido ayunar en esa fecha.

Nuestros Sabios señalan respecto de este ayuno (Rosh HaShaná 18b):

Esto nos enseña que la muerte de un justo equivale al incendio de la Casa de Di-s, ya que así como se decrete un ayuno en conmemoración de la destrucción del Beit HaMíkdash, así también se decrete un ayuno en conmemoración de la muerte de Guedaliá

MAÑANA 21 DE SEPTIEMBRE ES TZOM GUEDALIA – AYUNO DE GUEDALIA


El día siguiente a Rosh Hashaná, es decir el 3 de Tishrí, observamos un día de ayuno llamado: “el ayuno de Guedaliá”. Este ayuno fue ordenado por Nuestros Sabios para recordar el asesinato de Guedaliá Ben Ajikam, quien fue matado por Ishmael Ben Netaniá en la instigación del rey de Amón. Con la muerte de Guedaliá, el último líder de la autonomía judía después de la destrucción del primer Templo de Jerusalem se extinguió, miles de personas fueron matadas, y aquellos que quedaron con vida fueron exiliados.

Cuando Nabucodonosor, rey de Babilonia, destruyó el primer Bet Hamikdash y exilió al pueblo de Israel, él permitió a un pequeño grupo de judíos quedarse en Israel, escogiendo a Guedaliá Ben Ajikam como su gobernador. Aquellos judíos que se habían escapado a Moav, Amón, Edom y otros países vecinos, retornaron a la tierra de Israel y cultivaron áreas que el rey babilonio les dió. Ellos cuidaron sus viñedos y disfrutaron un nuevo respiro de las opresiones anteriores. Sin embargo, el respiro fue muy corto, pues el rey de Amón era hostil y envidioso, y envió al judío Ishmael Ben Netaniá para que asesinara a Guedaliá.

En Tishrí, Ishmael llegó hasta Guedaliá en la ciudad de Mitzpé. A pesar de que a Guedaliá le fue advertido acerca de las intenciones de Ishmael, él no creyó los reportes que había recibido, puesto que él consideró que eran sólo lashón hará (chismes) y está prohibido escuchar chismes sobre otro judío. Él recibió a Ishmael y le dió mucho honor, pero Ishmael asesinó a Guedaliá y a muchos de los judíos que estaban allí con él, incluyendo al guardián que Nabucodonosor había dispuesto para su gobernador. Aquellos judíos que se quedaron en la tierra de Israel temieron por la retribución inevitable del rey babilonio y se escaparon a Egipto. De esta manera, los judíos que habían quedado en la tierra después de la destrucción del Templo y el exilio fueron dispersos, y la tierra quedó desolada.

Respecto de este ayuno Nuestros Sabios dijeron en el Talmud:

“Esto nos enseña que la muerte de los justos es equivalente al incendio de la Casa de D’os, puesto que así como es ordenado un ayuno para conmemorar la destrucción del Bet Hamikdash, así también fue ordenado un ayuno para conmemorar la muerte de Guedaliá” (Rosh Hashaná 18b).

El Significado de los Ayunos públicos

Hay determinados días en el calendario judío en los cuales todo el pueblo de Israel se abstiene de comer y beber, por las catástrofes y tribulaciones ocurridas en el pasado. Esos días son llamados los días de taanit tzibur (ayuno público).

Estos días de taanit (ayuno) son recordados por el profeta Zejariá en su libro:

“Así dijo D’os: El ayuno del cuarto (mes), el ayuno del quinto (mes), el ayuno del séptimo (mes) y el ayuno del décimo (mes) se transformarán para la casa de Iehudá en alegría y felicidad, y en días de fiesta” (Zejariá – Zacarías – 8:19).

Nuestros Sabios, identificaron estos ayunos basados en la cuenta de los meses a partir del mes de Nisán, como es la costumbre en la Torá y los demás libros de la Biblia. Es por eso que ellos explicaron que el ayuno del cuarto mes se refiere al ayuno del 17 de Tamuz, el ayuno del quinto mes – al ayuno del 9 de Av, el ayuno del séptimo mes – al ayuno del 3 de Tishrí, y el ayuno del décimo mes – al ayuno del 10 de Tevet.

(De hecho, hay un quinto ayuno llamado el ayuno de Ester. Respecto del ayuno de Ester que tiene lugar antes de la fiesta de Purim, la opinión de los comentaristas es que es un ayuno público que al comienzo no fue instituido formalmente por los Sabios sino que el pueblo de Israel, por ellos mismos, decidieron cuidarlo).

El propósito de estos días de ayuno es despertarnos de nuestro letargo, al conmover nuestros corazones hacia el arrepentimiento, recordando nuestros propios pecados así como también los de nuestros ancestros – que fueron similares a los nuestros. Al recordar estos pecados – los cuales continuamos cometiendo y siguen provocando calamidades similares a aquellas que nuestro pueblo ya sufrió en el pasado – somos motivados a retornar al camino correcto de la vida, como dice la Torá: “Y ellos confesarán sus pecados y los pecados de sus ancestros…” (Vaikrá – Levítico – 26:40).

Cada persona debe aprovechar estos días de ayuno y reflexión para hacer una profunda autoexaminación de sus acciones, puesto que el propósito esencial de un día de ayuno no es el ayuno en sí, sino motivar a la persona a arrepentirse.

Y así está escrito respecto del pueblo de la ciudad de Ninevé, cuando ellos se arrepintieron de sus malas acciones: “Y D’os vió sus acciones” (Ioná – Jonás – 3:10).

En el Talmud (Taanit 22a), Nuestros Sabios explicaron que este versículo no dice que D’os vió sus ropas de arpillera y su ayuno (es decir, sus actos externos), sino que D’os vió las acciones de los habitantes de la ciudad de Ninevé (es decir, su cambio de actitud provocado por un cambio interno), y el profeta Ioná precisamente enfatiza este punto puesto que fundamentalmente el propósito de la acción de ayunar es llegar al arrepentimiento sincero.

Es por eso que aquellos que cuidan el ayuno pero no meditan sobre los cambios internos que su realidad exige están desperdiciando el día. Ellos sólo enfatizan lo que es secundario (el ayuno) y desprecian lo que es esencial (el arrepentimiento). Sin embargo, tomar el arrepentimiento solamente, sin ayunar, es insuficiente, porque el ayunar es una orden establecida por los Profetas, y todo el pueblo de Israel ha cumplido estos días de ayuno, a través de todas las generaciones.

Las Leyes de los Ayunos Públicos

Todas las leyes que citaremos en este resumen son válidas para los ayunos del 3 de Tishrí, el 10 de Tevet y el 17 de Tamuz. Las leyes de Iom Kipur y el ayuno del 9 de Av serán explicadas en su lugar apropiado.

Cualquier ayuno público que cae en shabat debe ser pospuesto para el día siguiente, con excepción de Iom Kipur, el cual es ordenado por la Torá y debe ser observado incluso en shabat. Pero si un ayuno público cae en viernes, debemos ayunar en ese día, a pesar de que entremos al día de shabat cuando todavía estamos ayunando. Sin embargo, de acuerdo a nuestro calendario, el único ayuno que puede caer un viernes es el ayuno del 10 de Tevet.

Comienzo del Ayuno: A diferencia de Iom Kipur y el 9 de Av, estos días de ayuno público no son días de ayuno completo, es decir que no se debe comenzar a ayunar desde la puesta del sol de la víspera, sino que está permitido comer y beber durante toda la noche anterior al día del ayuno, y sólo debemos comenzar a ayunar desde el amanecer de ese mismo día. Para saber a que hora comienza el amanecer en cada lugar del mundo, se debe consultar un calendario judío de la comunidad de esa ciudad.

Otra diferencia entre estos días de ayuno público y los días de Iom Kipur y el 9 de Av, es que en estos días de ayuno público está permitido lavarse, untarse con aceites y cremas, usar calzado de cuero y mantener relaciones matrimoniales.

Personas Exentas de Ayunar: En estos días de ayuno público, las personas enfermas están totalmente exentas del ayuno, aún si su enfermedad no conlleva peligro alguno. Asimismo, las mujeres embarazadas o que están en el período posterior al parto – por ejemplo, que amamantan – por cuanto que el ayunar puede ser peligroso para el bebé o les puede producir gran sufrimiento a ellas, en estas generaciones donde por varias razones la debilidad corporal prevalece sobre las personas, ellas están exentas de la obligación de ayunar.

Sin embargo, debemos notar que incluso aquellas personas que no tienen la obligación de ayunar no deben comer comidas festivas o manjares, sino que deben comer sólo lo necesario para mantenerse sanos y fuertes.

Niños: Niños menores de bar mitzvá, así como niñas menores de bat mitzvá, también están exentos de la obligación de ayunar. De todas formas, si ellos son lo suficientemente maduros como para entender el concepto del duelo, no se les debe acostumbrar a comer golosinas o manjares, sino solamente comidas nutritivas pero simples, como para que se mantengan saludables solamente. Todos aquellos que están exentos de ayunar deben abstenerse de comer en público.

Comer Después de Dormir: Si alguien se fue a dormir con la intención de levantarse antes del amanecer para comer y beber – por ejemplo: una hora antes del comienzo del ayuno – él puede comer y beber hasta el amanecer. Sin embargo, si la persona se fue a dormir pensando que no se despertaría antes del amanecer para comer y beber, pero se despertó de casualidad antes del amanecer, ella tiene prohibido comer. Por tal razón, es aconsejable que la persona piense que si ocurriera que él se despertare de casualidad antes del amanecer, a él le estará permitido comer y beber hasta algunos minutos antes de la hora del comienzo del ayuno.

Lavado de la Boca: Por la mañana está prohibido enjuagarse la boca aunque sea sólo con agua, pero alguien que sufre si no enjuaga su boca tiene permitido lavarse los dientes incluso con pasta dentífrica, con la única condición de que se cuide de no tragar nada de agua, y es por eso que debe inclinar su boca hacia abajo mientras se la enjuaga.

Medicamentos: Personas sanas que necesiten tomar cualquier clase de medicamentos en los días de ayuno – como ser, pastillas, cápsulas, jarabes, etc., pueden hacerlo si ellos no tienen buen gusto y pueden ser tomados sin agua. En caso de necesitar tomarlos con agua, pueden ser tomados con la condición de que se le agregue al agua o al jarabe un poco de sal o algo similar, para que su gusto no sea agradable al paladar. Como explicamos anteriormente, las personas enfermas están exentas de ayunar.

Rezos: En la amidá de los días de ayuno se debe recitar la plegaria llamada “Anenu” (Contéstanos), en la bendición llamada “Shoméa Tefilá” (Que escuchas nuestras plegarias). De acuerdo a la costumbre sefaradí, el Anenu es intercalado en los rezos de Shajarit y Minjá, pero los judíos ashkenazim sólo lo agregan en el rezo de la Minjá.

http://judaismohoy.com/